Rajoy renuncia a pedir el escaño a Rita Barberá: "No tengo autoridad sobre ella"

Margallo revela que a la exalcaldesa valenciana se le ofrecieron dos salidas: o dejar la Cámara alta o dejar el Partido Popular - El caso divide a la dirección nacional

17.09.2016 | 02:14
Rajoy conversa con el primer ministro portugués, Antonio Costa, en Bratislava, tras dar una vuelta en barco por el río Danubio.
Rajoy conversa con el primer ministro portugués, Antonio Costa, en Bratislava, tras dar una vuelta en barco por el río Danubio.

Mariano Rajoy rompió ayer su silencio sobre Rita Barbera y su renuncia a entregar el acta de senadora, después de que el Tribunal Supremo le abriera causa por blanqueo. Lo hizo en Bratislava, en la rueda de prensa posterior a la cumbre informal de la UE, y para decir que, como la exalcaldesa de Valencia ha abandonado el PP y "ya no es militante", él, como presidente del partido, no tiene "ninguna autoridad sobre ella". "Barberá ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos en su día que renunciara a la militancia". Fue todo lo más que Rajoy se extendió sobre el caso.

El Gobierno, por tanto, ha renunciado a pedir a la senadora que deje su escaño y considera que con su decisión de abandonar el PP ya ha asumido responsabilidades políticas. Ya "no es afiliada" del PP y "la titularidad del escaño no corresponde al partido", se había zafado horas antes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La "número dos" del Ejecutivo en funciones se apoyó en el principio de separación de poderes para señalar que, ni "en este caso" ni "en ningún otro" el Gobierno es "quién para decirle a nadie" lo que tiene que hacer. Santamaría, sin embargo, sí apeló a la responsabilidad de la exministra socialista Magdalena Álvarez, el 16 de mayo de 2014, para pedirle que dejara su puesto de vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI) tras ser imputada en el caso de los ERE. Entonces, la Vicepresidenta se justificó diciendo que la situación de Álvarez era "muy comprometida".

El ministro de Exteriores en funciones y diputado del PP por Alicante, José Manuel García Margallo, reveló que ante su previsible imputación, a Barberá "se le ofrecieron dos salidas, las dos únicas salidas posibles": dejar el Senado o abandonar el PP. Así lo detalló Margallo argumentando que al optar por dejar el partido y no el Senado, "el PP no tiene ya capacidad ninguna de exigirle nada ni de obligarle a nada porque ya está fuera de la disciplina del partido".

La decisión de Barberá de retener el acta ha abierto un serio diferendo en el seno de la cúpula del PP. La secretaria general, Dolores de Cospedal, defendió el jueves que esa decisión fue adecuada "para los intereses generales" y del partido, mientras que el vicesecretario Javier Maroto opinó que no fue ni "digna" ni "ejemplar" y que con ella sólo busca conservar el aforamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine