La crisis de los socialistas

Sánchez anticipa que dimitirá si el comité federal aprueba hoy abstenerse ante Rajoy

El cuestionado secretario general considera una "traición a los votantes" dejar que gobierne el PP - "Se puede pensar en España y en el PSOE a la vez", sostiene el dirigente

01.10.2016 | 02:20
Pedro Sánchez durante su intervención de anoche.

Si el PSOE deja gobernar a Rajoy, Pedro Sánchez se va. Apenas doce horas antes de que el comité federal del partido inicie, a las nueve de la mañana, una reunión decisiva para el futuro de los socialistas españoles, el cuestionado secretario general, que asume estar ya en funciones, hizo un último intento de reforzar su posición con un mensaje rotundo a los militantes y a los delegados del máximo órgano entre congresos que hoy tienen la última palabra sobre su continuidad.

En su primera intervención desde que estallara la que ya es una de las grandes crisis históricas de los socialistas, Pedro Sánchez, que no intervendrá al comienzo del comité federal, quiso dejar al margen las disquisiciones estatutarias en las que, por ahora, ha encallado la pretensión de los críticos de sustituir por una gestora a la ejecutiva mermada tras la dimisión de 17 de sus miembros.

El de hoy es "un debate decisivo, un debate político, no reglamentario", precisó el secretario general antes de acotar el terreno de una discusión que debe dilucidarse "cuanto antes" en un congreso extraordinario para dar voz a la militancia y que el PSOE transite por "un único camino". Sánchez apeló a su origen como cargo elegido por los militantes para defender que "no debe cerrarse esa puerta" a la participación directa.

Sostuvo que no se movió de la hoja de ruta trazada por el comité federal, una orientación que el propio órgano puede modificar. Frente los correligionarios que defienden una abstención del PSOE en el debate de investidura para dar paso a un gobierno de Rajoy, Sánchez alerta de que eso "abriría la legislatura del chantaje" y los socialistas quedarían incapacitados para hacer una auténtica oposición al no poder "abstenerse ante cualquier iniciativa" del PP.

El cambio del "no" a Rajoy a la abstención sería "una traición a los votantes". Si el máximo órgano opta por la abstención, Sánchez anticipa que no podrá "administrar una decisión que no comparto. Si algo me enseñaron mis padres es que lo único que tengo y lo único que debo preservar es mi palabra y son mis convicciones", enfatizó para dejar constancia de que dejará el cargo si el PSOE cambia de rumbo. La disyuntiva es clara y definitiva: "O se monta una gestora, como algunos pretenden, para que lleve al PSOE a que gobierne Rajoy a través de la abstención, o deciden los militantes en un congreso y mantenemos el no e intentamos un gobierno alternativo de cambio y transversal, como aprobó el Comité Federal". La segunda opción se impondría si el comité acepta la propuesta de elegir al líder del partido en unas primarias el 23 de octubre y celebrar un congreso el 12 y 13 de noviembre. Ante los contrarios a ese cónclave, y en una contestación a la afirmación de la líder andaluza, Susana Díaz, de que "ahora toca España y luego el PSOE", Pedro Sánchez sostiene que "se puede pensar en España y en el PSOE a la vez".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine