La crisis de los socialistas

La dimisión de Pedro Sánchez no apaga el debate en el PSOE sobre el 'no' a Rajoy

Evitar las terceras elecciones sin destruir el partido será la tarea más urgente de la gestora - La posición ante el debate de investidura deberá tener el aval de un comité federal dividido

03.10.2016 | 01:20
Miembros de la comisión gestora. Javier Fernández (Asturias). Mario Jiménez (Andalucía). María Jesús Serrano (Andalucía). Ascensión Godoy (Extremadura). José Enrique Muñoz Lladró (Valencia).

La dimisión del ya ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez no ha apagado el debate instalado en el partido sobre la abstención en un hipotético segundo debate de investidura de Mariano Rajoy, una cuestión sobre la que ayer volvieron a confrontar posturas los responsables de la formación. Replantearse si el PSOE facilita el Gobierno de Rajoy, revocando así la resolución tomada hace meses por el Comité Federal en contra de permitir un Gobierno del PP, es precisamente una de las tareas que afronta la gestora que desde el sábado rige el partido, encabezada por el presidente asturiano Javier Fernández.

Pocas horas después de la dimisión de Sánchez -que defendía mantener el "no" a Rajoy- y en la víspera de la primera reunión de trabajo de la gestora, varios miembros de ésta se pronunciaron con opiniones divergentes sobre quién debe tomar esa decisión. Uno de ellos fue el secretario de Organización del PSOE de La Rioja, Francisco Ocón, quien apostó por dar voz a la militancia tras reconocer que toda la delegación riojana había votado a favor del congreso exprés impulsado por el exsecretario general, la opción que finalmente tumbó el Comité y provocó la dimisión. También el expresidente socialista balear Francesc Antich, miembro igualmente de la gestora, defenderá en ese órgano que se tiene que consultar a la militancia si se quiere cambiar el mandato del Comité Federal.

A diferencia de Ocón y Antich, otra integrante del órgano encabezado por Fernández, la extremeña Ascensión Godoy, defiende que sea el Comité Federal, que "representa a todos los militantes", el que decida la postura que tendrá que adoptar el partido.

En el debate terciaron también varios barones socialistas. El secretario general valenciano y president de la Generalitat, Ximo Puig, insistió en que el PP no ha hecho nada para obtener la confianza del PSOE. "No podemos ni conformar un gobierno de coalición ni ayudar a su instauración en el poder", resaltó. Y desde Extremadura, el presidente autonómico Guillermo Fernández Vara apeló simplemente a que las decisiones de futuro se plantearán en las próximas semanas en el Comité Federal "como siempre pensando primero en España, luego en el PSOE y, después, en nosotros".

Contra una abstención que facilite la investidura de Rajoy se pronunciaron diferentes portavoces y líderes autonómicos. Según el secretario general del PSOE de Toledo, Álvaro Gutiérrez, el secretario regional del partido y presidente extremeño, Emiliano García-Page, está al igual que los socialistas castellanomanchegos "en el no a Rajoy y a un gobierno con independentistas".

La secretaria general del PSOE de Madrid, Sara Hernández, una de las líderes afines al ex secretario general, abogó por oponer a un Gobierno del PP por "coherencia y credibilidad", al tiempo que apostó por convocar "lo antes posible" un congreso ordinario para dar voz a la militancia.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que también apoyó a Sánchez, insistió en no contribuir ni con el voto ni con la abstención a un gobierno del PP, al igual que el presidente del PSC y alcalde de Lleida, Àngel Ros.

La aspirante a primera secretaria del PSC, Núria Parlon, aseguró que si sale elegida por la militancia pedirá que las bases avalen un "no rotundo" a un Gobierno del PP, por ser "corrupto" y por haber "bloqueado" un acuerdo con Cataluña.

Por su parte, el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, insistió en su "no" a que se forme un gobierno del PP.

En Baleares, el Consell Polític del PSIB-PSOE se mostró "en contra de cualquier actuación que facilite un Gobierno presidido por el PP" y reclamó la "inmediata" convocatoria de un congreso federal extraordinario.

Desde Canarias, el eurodiputado del PSOE Juan Fernando López Aguilar sostuvo que el PSOE debe votar no a la investidura por no darse las condiciones para que el PP "merezca" la abstención en aras de la gobernación del Estado.

En Navarra, el diputado del PSN Jesús Mari Fernández recalcó la "unidad completa" que existe en el socialismo navarro en torno al rechazo a la investidura de Rajoy "por prácticamente unanimidad".

Para el diputado socialista y exalcalde de San Sebastián Odón Elorza, serán los "aparentes" ganadores del Comité Federal del sábado quienes "tendrán que asumir las consecuencias de defender una posible abstención a Rajoy o de unos resultados realmente pésimos si acudimos tan débiles a unas terceras elecciones".

Primera reunión

La nueva gestora del PSOE que preside Javier Fernández se reunirá esta misma mañana por vez primera en Ferraz con el objetivo mínimo de distribuir las tareas entre sus integrantes, seguida de la primera intervención de Fernández al frente de un PSOE dividido y herido.

Esquivar las urnas será la tarea inmediata de los nuevos gestores del PSOE. Y entre las opciones para conseguirlo no está la de consultar a la militancia. Eso sí, la posición del PSOE ante una nueva sesión de investidura de Mariano Rajoy deberá pasar por un comité federal, señalan fuentes del sector mayoritario. Otra de las tareas inminentes de la gestora será realizar cambios en los grupos parlamentarios en el Congreso y el Senado, donde ejercían de portavoces, respectivamente, Antonio Hernando y Óscar López. Eduardo Madina, el competidor de Pedro Sánchez en las primarias, es una de las principales opciones para asumir la portavocía en el Congreso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 
Enlaces recomendados: Premios Cine