Puigdemont quiere pactar con el Gobierno la fecha y la pregunta del referéndum

El PP replica "no, no y no" a la oferta que hizo ayer el presidente catalán, que incluye porcentajes de participación y de resultados

11.10.2016 | 01:00
Puigdemont, ayer en Madrid.

El presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, se abrió ayer a pactar con el Gobierno la fecha, la pregunta, los porcentajes e incluso una moratoria del referéndum sobre la independencia de Cataluña, previsto inicialmente para septiembre de 2017.

En una conferencia en Madrid, Puigdemont detalló su hoja de ruta, pero insistió en sentarse a negociar con el Gobierno, al que ha ofrecido estudiar juntos la fecha y el texto sometido a consulta para que todos se sientan "cómodos".

Aunque su criterio es que el referéndum presente una pregunta clara sobre si se quiere la independencia de Cataluña o no, no ha descartado que contenga, por ejemplo, una propuesta para ir a una reforma constitucional si así lo quiere el Gobierno. El presidente catalán, quien se ha visto fortalecido tras salir airoso de una moción de confianza el pasado 29 de septiembre, está abierto incluso a negociar la fecha de la consulta, que no tendría que ser obligatoriamente en septiembre de 2017, fecha pactada con sus socios de la CUP. También se ofrece a hablar sobre los porcentajes, de manera que se fije un mínimo de participación "incontestable" para dar legitimidad a la votación y otro porcentaje sobre el resultado.

Dicho todo esto, Puigdemont admitió que un Gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy no admitirá un pacto así y que se realizará la consulta catalana sin acuerdo. El resultado es el que dará garantías al proceso, explicó: si la participación es "incontestable" y a favor del sí, producirá resultados políticos, Cataluña será a su juicio un "sujeto soberano" y tanto la Generalitat como el Parlamento catalán tomarán "decisiones". "Trabajamos para conseguir estos efectos. La validez la dan los resultados", insistió.

No quiso hablar de qué porcentajes de participación o de respuestas son los mínimos exigibles, aunque consideró obvio que con un 30% de votantes el referéndum no sería "válido". Pero si los resultados son "claros", como confían los promotores de la consulta, "nadie va a poder mirar a otro lado" ni a pesar de que el Gobierno no lo quiera reconocer.

La respuesta del Gobierno no se hizo esperar y llegó por la tarde a través del PP, cuyo vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, la resumió en un "no, no y no". Casado añadió que esa negativa es "un sí a la igualdad, un sí a la unidad y un sí a la soberanía nacional". "El PP va a seguir defendiendo la legalidad sin estridencias y con absoluta firmeza", ha declarado Casado, que afirmó que su formación respalda toda las actuaciones que se están emprendiendo desde la Fiscalía y desde el Poder Judicial para actuar ante este "desafío" independentista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine