Fecha y pregunta, y más tiempo

10.06.2017 | 01:03
Fecha y pregunta, y más tiempo

Puigdemont anunció ayer que el próximo 1 de octubre piensa celebrar una consulta unilateral de secesión con la pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?". Éstas son las novedades: fecha y pregunta ya sobre la mesa, como exigía la CUP, pero sin decreto de convocatoria ni documento alguno que el Gobierno pueda impugnar, como quiere el PDeCAT.

Paso medido, pues, el del President, que mantiene vivo el procés sin complicarse la vida: se quita presión cupera de encima, al tiempo que se deja espacio para dar marcha atrás, dimitir, cambiar la consulta por otras elecciones plebiscitarias... irse de vacaciones. El marco ideal para que Guardiola, otro límpido independentista, lea mañana su manifiesto.

La cosa no pasa del anuncio, pero así, por comentar, tiene gracia la pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?". ¿Qué otra forma de organización del Estado podría si no proponerse a los catalanes? ¿La de Reino con alguna momia de la Casa de Austria sentada en el trono que fue de Jaume el Conqueridor?

Y también es reseñable que la pregunta se formule en aranés, aparte de en castellano y catalán, porque la variedad gascona del occitano, o sea, la lengua de D'Artagnan, es un valor lingüístico en alza, y nunca se sabe si además del "flequillo beatle" será necesaria la esgrima de un intrépido mosquetero para ganar la independencia.

Más trascendencia reviste que los "comunes" de Colau se hayan bajado del tren antes de la colisión, y a tiempo de evitarse un perjuicio en las elecciones autonómicas que están al caer. Lo que, de paso, también permite poner las cosas en su sitio: así los defensores de la consulta ilegal, Junts pel Sí y la CUP, dejarán de hacer cálculos interesados y sumar al 47,8% de los votos que obtuvieron en los comicios de 2015 (39,59% para JxS y 8,21% para la CUP), el 8,94% que cosechó Catalunya Sí Que Es Pot (ICV-EUiA, Podem y Equo).

En los diecisiete meses que Puigdemont lleva en el cargo, los cruzados de la unilateralidad han contado como suyos los 367.613 votos que el grupo de Lluís Rabell recibió en las urnas aquel 27 de septiembre, pese a que la confluencia de izquierdas nunca se ha movido de su petición de partida: un referéndum acordado con el Estado.

De hecho, el fantasmal Pacte Nacional pel Referèndum nunca fue más que un intento de arrastrar a Colau al campo unilateral. El plan era capturar a la Alcaldesa en un foro por la consulta "factible", como empezó llamándola Puigdemont, para luego decirle: "Ves, no hay manera, Rajoy se atrinchera en el 'no es no', únete a nosotros". Pero no coló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

España

Los alcaldes citados por el fiscal se niegan a declarar

Los ediles están siendo investigados por colaborar en la organización del referéndum independentista

El Congreso aumenta su presupuesto un 1,71%

El Congreso aumenta su presupuesto un 1,71%

La cantidad asciende hasta los 87 millones de euros y los salarios de los funcionarios subirán un...

El PSOE rebaja su rechazo al artículo 155

El PSOE rebaja su rechazo al artículo 155

El portavoz de la Ejecutiva habla ahora de esta posibilidad, rechazada en julio, como una...

Cuelgan carteles falsos de C´s, PSC y PP por el ´no´

Cuelgan carteles falsos de C´s, PSC y PP por el ´no´

El PSC llevará a la Fiscalía los carteles, distribuidos anónimamente para incentivar la...

Hacienda controlará los pagos con tarjeta

Hacienda controlará los pagos con tarjeta

Puigdemont tiene hasta este martes para comunicar el acuerdo de no disponibilidad presupuestaria

¿Qué supone la intervención de las cuentas catalanas?

¿Qué supone la intervención de las cuentas catalanas?

Este martes vence el plazo para que la Generalitat acredite que no dedica recursos públicos al...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine