El cónclave socialista El ambiente en el congreso

'Rockstar' "rumbo a la Moncloa"

Pedro Sánchez no muestra una personalidad arrolladora ni da discursos trepidantes, pero los últimos meses le han envuelto en un carisma que ya quisiera un líder político

19.06.2017 | 00:32
Pedro Sánchez, ayer, en la clausura del congreso.

Pedro Sánchez inició ayer su gira "rumbo a la Moncloa" a ritmo de rock, porque pocas cosas existen mejores que la música para representar un estado de ánimo. El de los militantes socialistas mezcla la rabia con la ilusión, dicen ellos mismos, así que nada mejor que encomendarse a una rockstar.

Esa rockstar va afeitado, suele llevar camisa blanca, vaqueros ceñidos y calzado informal; no es su aspecto nada extravagante, no parece que tenga rarezas a lo Bob Dylan, no muestra una personalidad arrolladora ni da discursos trepidantes, pero las circunstancias de los últimos meses le han envuelto en un carisma que ya quisiera un líder político.

Pedro Sánchez tiene a la militancia del PSOE en la palma de la mano y ayer lo exhibió: acudieron a uno de los pabellones más grandes del recinto ferial IFEMA de Madrid, el 3. Es un pabellón más grande que el que usó Susana Díaz hace pocos meses para anunciar que se presentaba a las primarias y es el que suele ocupar la Junta de Andalucía en las ferias de turismo de Fitur. Si las casualidades existen, Díaz no está viviendo su mejor fin de semana.

En la segunda jornada del 39º Congreso, la de la presidenta andaluza ha sido la ausencia más destacada junto a las de todos los ex secretarios generales del PSOE: ni Felipe González, ni Joaquín Almunia, ni José Luis Rodríguez Zapatero, ni Alfredo Pérez Rubalcaba se han dejado ver. Menos el primero, los demás sí fueron ayer, pero estuvieron distantes; aunque haga un calor que aplasta, tampoco es plan regocijarse en la frialdad.

Casi todos los barones, esas figuras antes poderosas que ya no disimulan la nostalgia (ni el mosqueo), han tragado saliva y han ido a Madrid, o al menos han estado un rato. Al presidente de Aragón, Javier Lambán, se le vio ir y venir, en tanto que el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, asistió al comienzo del acto en una esquina del escenario, al fondo y de pie, como si no tuviera cargo y el protocolo fuera una antigualla. Ambos guardaron silencio, la prudencia en política es un valor muchas veces, pero el que habló, el valenciano Ximo Puig, no se anduvo con tapujos; si le quieren debilitar, incluso descabalgar como líder del PSPV, que se lo expliquen y que lo expliquen.

Pero las declaraciones y los silencios de los barones, un día como ayer, siguen esos patrones de la política de despacho que los militantes desprecian, visto lo visto. Los militantes estaban a otra cosa. Si este día de junio con más de 40 grados se presta a fiestas, y esas fiestas no son de agua, pues a darlo todo.

La federación asturiana desembarcó en el pabellón 3 del Ifema con una banda de gaiteros al frente, y al son del Asturias, patria querida accedió a ocupar sus asientos. Las demás llegaron desperdigadas y sin proselitismos: los jefes por un lado, los demás por otro.

Bien desde el Palacio Municipal de Congresos, donde han votado la nueva Ejecutiva, bien desde sus casas en autocar, los militantes y simpatizantes llegaron a Madrid con banderas y con carteles de adulación, incluso amor, a Pedro. Y si no tenían carteles, tenían sus voces para gritarlo a los cuatro vientos. El famoso "Pedro" de Penélope Cruz en la gala de los Óscar corre el riesgo del olvido.

Llenaron ese pabellón que la Junta de Andalucía llena en Fitur mucho antes de la aparición del nuevo secretario general, y aunque los vídeos épicos del PSOE se alternaban con temas bailables, la impaciencia cundió. Esperaban a Sánchez a las 12.00 horas, pero no irrumpió hasta las 12.30 horas.

Con él llegó el rock, ni más ni menos que el Sweet child o mine, de Guns N'Roses, un hit legendario de una banda que en los 80 y primeros 90 sonó día tras día. La canción estalló mientras Pedro Sánchez iba al escenario (tarea nada sencilla porque la gente socialista ayer presente sencillamente se tiraba a por él), y sonó a volumen más bajo mientras los integrantes de la nueva Ejecutiva iban ocupando el escenario. Óscar Puente, Odón Elorza, Patxi López, José Luis Ábalos, Adriana Lastra y Cristina Narbona recibieron enormes ovaciones, pero lo sentimos: nada como la que se tributó a Sánchez.

Una hora después terminó la intervención el resucitado líder socialista, pero no empezó el arduo camino de la retirada del escenario hasta después del himno de La Internacional, que ayer no cantó con el puño en alto, aunque sí flanqueado por Narbona y Lastra, las mujeres fuertes del nuevo PSOE.

Le costó a Sánchez volver a la sala donde le esperaban su pareja, Begoña, sus padres y sus hijas porque la verdad es que el chico despierta pasiones. Al militante le daba igual que a Pedro le rodearan dos círculos entre personal de prensa y de seguridad: se lanzaban a por él como si no hubiera mañana. Porque Sánchez ahora mismo está hecho una rockstar.

Sweet child o mine habla de un amor puro que lleva a los amantes hasta la niñez. El de Pedro y los militantes es un amor que quiere llevar al PSOE al Gobierno. "Vayamos juntos rumbo a La Moncloa", ha pedido él. La rockstar empieza la gira.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

España

Trapero no se presenta en la reunión policial por el 1-O

El mayor de los Mossos delega en un comisario la asistencia a la cita para coordinar el operativo

Así controlará Hacienda el referéndum de Cataluña

Así controlará Hacienda el referéndum de Cataluña

El Ministerio ha lanzado una web en la que presenta la documentación relativa a las medidas...

Puigdemont: "El referéndum del 1-O se va a celebrar"

Puigdemont: "El referéndum del 1-O se va a celebrar"

El presidente catalán admite que los Mossos tendrán que retirar urnas si hay un mandato judicial

El Tribunal de Cuentas reclama 5.251.948 euros a Mas

El Tribunal de Cuentas reclama 5.251.948 euros a Mas

Dispone de un plazo de 15 días para entregar el dinero o se procederá al embargo de sus bienes

Crean una web que envía a votar a colegios erróneos

Crean una web que envía a votar a colegios erróneos

Introduciendo un DNI o dirección redirige al votante hasta la supuesta dirección donde ir a votar

Cospedal dice que el ejército no intervendrá

Cospedal dice que el ejército no intervendrá

La ministra de Defensa ha recalcado, pese a todo, que el Gobierno "hará lo que tenga que hacer"

 
Enlaces recomendados: Premios Cine