Cuenta atrás para el 1 de octubre

Puigdemont aconseja al Gobierno que no subestime "la fuerza del pueblo catalán"

"Esto no va de independencia, sino de derechos y libertades", afirma Colau, en plena sintonía con Junqueras, que avisa de que está en juego la democracia

17.09.2017 | 02:24
Los alcaldes proconsulta, con los miembros del Govern y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell (en primer término) en la Generalitat.

De fuerza a fuerza. El presidente catalán, Carles Puigdemont, recomendó ayer al Gobierno que "no subestime la fuerza del pueblo catalán", que quiso ver encarnada en los más de 700 alcaldes que han expresado su apoyo a la consulta del 1-O, suspendida por el Tribunal Constitucional (TC), y a los que él arropó en un acto en el Palau de la Generalitat. Fue su respuesta al aviso lanzado la víspera por Mariano Rajoy: "No subestimen la fuerza de la democracia española. La democracia es muy fuerte".

El viernes, Rajoy elevó el tono más de lo habitual al advertir a Puigdemont y a los alcaldes proconsulta: "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar". Por eso el mandatario catalán quiso corresponder ayer con un acto que dejara a la vista la actitud de "fuerza, de dignidad y de persistencia" de los regidores, que se exponen a ser detenidos si no comparecen cuando la Fiscalía los cite, y a los que "no les han temblado las piernas" al mantener su "compromiso" con el 1-O en tanto que ejercicio de "democracia" y ante un Gobierno que "incauta libertades".

Puigdemont alabó a los ediles que no se han arrugado "después de las primeras amenazas, sabiendo que vendrán de nuevas", y reivindicó el 1-O como herramienta para hacer de Cataluña un país libre en el que la gente se pueda expresar con normalidad. Añadió que el Estado teme a la ciudadanía catalana por ser capaz de, "ante una provocación, cantar una canción, coger un clavel y tomárselo con humor", en referencia a la reacción ciudadana ante las intervenciones policiales de los últimos días en Cataluña. "El día 1 votaremos no solo porque tenemos derecho y es legal, sino porque, escuchando al pueblo de Cataluña, nos dice: Queremos votar", concluyó. Ante esta exclamación del presidente catalán, los ediles, vara en mano, corearon desde la galería gótica del Palau "votaremos, votaremos, votaremos".

La alcadesa de Barcelona ofrecio antes a los regidores una recepción en el Ayuntamiento donde denunció que el Estado "persigue e intimida" a los ediles, cuando, en su opinión, "esto" -la consulta- "no va de independencia 'sí' o 'no'", sino de "derechos y libertades" que los catalanes defenderán como "un solo pueblo" por encima de sus "diferencias".

En la misma línea se expresó el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, quien ayer optó por presentar la consulta de autodeterminación como una votación sobre "las libertades fundamentales". "Está en juego la democracia", previno, en lo que puede interpretarse como un llamamiento al voto a los partidarios del "no".

La alcaldesa de Gerona, Marta Madrenas, informó de que ha sido citada por la Fiscalía provincial para el miércoles, el mismo día que el alcalde de Cervera (Lérida), Ramon Royes, y un día antes que el de Mollerussa (Lérida), Marc Solsona. Todos del PDeCAT.

Por otra parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, pidió respaldar a los alcaldes y concejales "que simplemente están pidiendo que se les deje cumplir con la ley". En un vídeo publicado este sábado en su blog, recogido por Europa Press, el líder socialista criticó que el Govern "no solo quiere hacer una ilegalidad" al celebrar el referéndum del 1 de octubre, sino que pretende que también lo hagan los ayuntamientos de Cataluña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine