El referéndum independentista del 1-O

Zoido anuncia que los agentes desplegados en Cataluña seguirán para mantener la ley

El ministro visita a las dotaciones alojadas en Barcelona - Los guardias civiles denuncian "abandono" en el Congreso - Enviados refuerzos militares

05.10.2017 | 02:36
Zoido conversa con algunos policías alojados en un crucero en el puerto de Barcelona durante su visita de ayer.

El malestar causado en los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil por lo que consideran una falta de respaldo del ministerio de Interior frente a los acosos a los que han sido sometidos esta semana se mantiene. Así lo pusieron ayer de manifiesto las asociaciones de guardias civiles ante la comisión de Interior del Congreso, a la que se quejaron de "abandono".

Para hacer frente a esta situación de descontento, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se trasladó ayer a Barcelona, donde visitó a los agentes alojados en cruceros en el puerto de la capital catalana. En un comunicado, Interior informó de que Zoido compartió desayuno con ellos y les trasladó que el Gobierno tomará "todas las medidas que sean necesarias para defender sus derechos y dignidad".

También les aseguró que permanecerán en Cataluña para seguir garantizando el cumplimiento de la ley y les reiteró su compromiso de respaldar su trabajo, especialmente tras los diferentes episodios de acoso que han sufrido los agentes después de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidiera la salida de Cataluña de las fuerzas de seguridad del Estado.

Durante su intervención ante los agentes alojados en los barcos, Zoido enfatizó que el Gobierno "no tolerará que se fomente el odio contra la Policía Nacional y la Guardia Civil", precisamente cuando están en Cataluña "para defender todo aquello con lo que sus agresores quieren acabar: la libertad y los derechos propios de un Estado democrático". De igual modo, respaldó su actuación el 1-O, que ha suscitado fuertes críticas dentro y fuera de España.

El malestar de los agentes siguió haciéndose patente a lo largo de la jornada de ayer, tanto en manifestaciones oficiales como extraoficiales. En su comparecencia en el Congreso, las asociaciones de guardias civiles criticaron las condiciones en las que están trabajando sus compañeros en Cataluña, que, según indicaron, están siendo "increpados", "vejados" y "humillados" y encima se les está "criminalizando" por cumplir las órdenes que les dieron el 1-O.

Además, los guardias civiles se quejaron de la "deslealtad" de los Mossos d'Esquadra en el cumplimiento de los mandatos judiciales para impedir el referéndum prohibido.

En declaraciones extraoficiales y anónimas, difundidas a través de las redes sociales, los agentes de la ley se quejan de tener que pasarse días enteros encerrados en los barcos sin hacer nada, así como de la pobreza del menú que se les ofrece y les obliga a estar "comiendo macarrones a mediodía y por la noche".

Ayer trascendió que el ministerio de Defensa envió a Cataluña el martes por la noche dos convoyes del Ejército de Tierra con material para prestar apoyo logístico a los agentes allí desplegados. Según informó "El Confidencial", entre las unidades desplazadas está la Agrupación de Apoyo Logístico 41, con sede en la Base San Jorge de Zaragoza. En total, se trata de dos contingentes transportados en veinte camiones que ya llevaban una semana en situación de prealerta. El material enviado reforzará los servicios ya existentes de comida, ropa, lavandería, higiene y duchas de los agentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine