Ante la secesión catalana Dos escenarios: el Parlament y el Senado

Puigdemont amaga con elecciones y recula al no tener garantizada la suspensión del 155

El president abre la vía para que la Cámara catalana declare hoy la independencia, después de ser tachado de "traidor" y "judas" - Dimite el consejero de Empresa, Santi Vila

27.10.2017 | 03:07
Carles Puigdemont, ayer.

Carles Puigdemont amagó ayer con convocar elecciones anticipadas en Cataluña y después reculó, arguyendo que no había recibido "garantías" de que el Gobierno renunciaría entonces a aplicar el artículo 155. En una jornada caótica y confusa, casi esperpéntica, en la que el independentismo mostró síntomas evidentes de agotamiento y fractura, el president terminó anunciando a las 17.00 -tres horas y media después de lo previsto- que no se daban las condiciones de "absoluta normalidad" que requiere una convocatoria electoral y abriendo el camino a que el Parlament declare hoy la independencia.

Entre las bajas de la jornada puede contarse la dimisión del consejero de Empresa, Santi Vila, firme partidario de llamar a las urnas; la renuncia al acta y a la militancia de dos diputados del PDeCAT, Jordi Cuminal y Albert Batalla, y la firme impresión de que el bloque secesionista, una vez más, ha emprendida una fuga hacia delante para no hacerse pedazos en público.

Fue un día de alta tensión, con protestas en la calle, gritos de "traidor" para Puigdemont y los dirigentes del PDeCAT y acusaciones de "deslealtad" para el President por parte de la CUP. Y no sólo de "traidor", también de "judas": el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián escribió en Twitter, lacónico y enigmático: "155 monedas de plata".

Después de la reunión de siete horas, el miércoles en el Palau de la Generalitat, que terminó a las dos de la madrugada de ayer, Puigdemont volvió a convocar de buena mañana a sus consejeros y a diputados de Junts pel Sí (JxS) para comunicarles que había decidido convocar comicios para evitar la aplicación del 155. La Generalitat lo hizo público incluso a través de su agencia para el exterior, Diplocat.

Pero a medida que el decisión iba calando como jarro de agua fría en los partidos que integran JxS, el PDeCAT y ERC, y que el enfado entre sus miembros crecía, empezó a abrirse paso la idea de que Puigdemont podía dar marcha atrás, aun cuando el ridículo iba a ser mayúsculo. Entre las 13.30, cuando el president tenía previsto comparecer en el Palau de la Generalitat, y las 17.00, cuando finalmente lo hizo, celebraron reuniones las cúpulas del PDeCAT y ERC, y cerca ya de la hora de pasar el escrutinio, se llegaron a la sede del Govern los dos máximos dirigentes de Esquerra, el vicepresident Oriol Junqueras y Marta Rovira.

Primero Puigdemont iba a hacer una declaración institucional a las 13.30. Después se anunció un aplazamiento de una hora. Al final la comparecencia se suspendió. Y no fue hasta cerca de las 16.00 cuando se informó de que el President hablaría una hora más tarde. ¿Que pasó en ese lapso de tiempo? Evidentemente Puigdemont estaba esperando una respuesta del Gobierno: un mensaje que le indicara que si daba el paso de convocar elecciones, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, de una u otra manera, renunciaría a aplicar el 155.

Ese mensaje nunca llegó, y así se frustró la salida que, por parte y parte, se había señalado como la más idónea para acabar con el enfrentamiento, o al menos para establecer una tregua. Los muñidores del acuerdo fueron el lendakari Íñigo Urkullu y los políticos del PSC Miquel Iceta, Núria Marín y José Montilla.

Iceta, precisamente, se ofreció a ir con el President hoy al Senado para buscar una solución dialogada, cuando intervino en el pleno del Parlament que copó la segunda mitad de la jornada. Pero ese plenario ya arrancó bajo la advertencia de Puigdemont de que corresponde a la Cámara "proceder con lo que la mayoría determine en relación a las consecuencias de la aplicación contra Cataluña del artículo 155". Traducido: vía libre para que hoy, a partir de las 12.00, la mayoría independentista "continúe el mandato" del referéndum del 1-O para rechazar la "agresión" del artículo 155.

En su turno, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, reprochó a Puigdemont que continúe sin oír el "clamor" de la sociedad catalana a favor de la convocatoria de unas elecciones "con urnas de verdad y con garantías" para "volver a la legalidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

España

Policía y Fiscalía investigarán los ´tuits´ ofensivos

Si los mensajes se consideran "constitutivos de delito, se presentará una querella", afirma Catalá

Un juez pide identificar a los policías que insultaron a Carmena

Un juez pide identificar a los policías que insultaron a Carmena

El Ayuntamiento de Madrid estudia la posible inhabilitación de los agentes, a quienes se ha...

La familias de Puigdemont y los exconsellers piden dinero para gastos de transporte

La familias de Puigdemont y los exconsellers piden dinero para gastos de transporte

Han habilitado un número de cuenta - "Los tenemos entre a 600 y 800 kilómetros de distancia",...

El Gobierno explicará en el Senado la gestión del 155

El Gobierno explicará en el Senado la gestión del 155

El PSOE requirió al Gobierno a informar "lo antes posible" sobre la gestión de las medidas...

La Fiscalía se opone a que las causas pasen al TS

La Fiscalía se opone a que las causas pasen al TS

El Ministerio Público considera que la investigación debe continuar en la Audiencia Nacional

Piden seis meses para un hombre por patear a un gato en el hotel donde trabaja

Piden seis meses para un hombre por patear a un gato en el hotel donde trabaja

El agresor golpeó al animal para que saliera del local, en Cangas de Onís, y le fracturó el fémur

 
Enlaces recomendados: Premios Cine