Un alto cargo del Gobierno de Bélgica ofrece "asilo político" a Puigdemont

El primer ministro pide a su secretario de Inmigración que no eche más "leña el fuego", pero insiste en reclamar "diálogo" entre el Gobierno central y los independentistas

30.10.2017 | 00:47
Theo Francken.

El primer ministro belga, Charles Michel, se vio ayer obligado a salir a la palestra para enmendar unas palabras de su secretario de Estado de Migración y Asilo, Theo Francken, que antes había sugerido la posibilidad de que Carles Puigdemont pidiera "asilo político" en Bélgica

Michel reclamó a Francken que no eche más "leña al fuego". El primer ministro belga se había visto envuelto en una fuerte controversia a primeros de octubre, cuando propuso que la crisis en Cataluña se resolviera a través de una mediación, en caso de que fracasara el diálogo entre Gobierno central e independentistas.

En una nota enviada a la agencia belga, el primer ministro explicó que el asilo para Puigdemont "no está en absoluto en el orden del día" del Gobierno de Bruselas. No obstante, reiteró su llamamiento al diálogo entre el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy y los independentistas catalanes para solucionar el conflicto.

"El presidente catalán Puigdemont puede solicitar asilo político" en Bélgica, había soltado ayer Francken, de buena mañana, en su cuenta en Twitter. Previamente y según la cadena de televisión pública flamenca VRT News, el secretario de Estado había dicho: "Los catalanes que se sienten políticamente amenazados pueden solicitar asilo en Bélgica. Puigdemont es uno de ellos. Eso es totalmente legal", dijo Francken, quien consideró oportuno decir que "la situación en Cataluña está degenerando" y puso en duda que el expresident pueda ser objeto de un proceso imparcial en España.

El portavoz del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons, acusó a Francken de incumplir los principios de solidaridad y colaboración entre los países de la UE "sin tener ningún motivo ni competencias para ello".

Pons critica que, "adelantándose a cualquier acontecimiento, Francken se permite valorar un posible juicio a Puigdemont haciendo graves acusaciones al sistema judicial español, a la labor de los jueces españoles, y al Estado de derecho en España".

Mientras, China apoya el "esfuerzo" del Gobierno por mantener "la integridad de su territorio", se mostró en contra de cualquier comportamiento separatista y confió en que el país será capaz de mantener "el orden social".

Tras la DUI en el Parlament, Rusia reiteró que sigue considerando la crisis en Cataluña un asunto interno español. Marruecos anunció que "no reconoce ni reconocerá en el futuro la independencia de Cataluña".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine