La secesión catalana La respuesta del bando no independentista

Otra multitud por la unidad de España

Sociedad Civil Catalana logra el hito de concentrar en menos de un mes en Barcelona, por dos veces, a cientos de miles de personas ondeando tantas banderas españolas como catalanas

30.10.2017 | 02:05
Manifestación a favor de la unidad de España, ayer, en Barcelona.

El deseo de que España se mantenga unida ha logrado concentrar en menos de un mes, por dos veces, a cientos de miles de personas en Barcelona, ondeando tantas banderas españolas como catalanas. Un hecho insólito en esa ciudad. Un éxito sin precedentes que hay que atribuir al procés soberanista y a sus dos hitos finales: el referéndum independentista del 1-O y la declaración unilateral de independencia del viernes en el Parlament.

La manifestación de ayer, además, tenía un aliciente añadido: las elecciones convocadas por el Gobierno para el 21 de diciembre, en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Un estímulo del que no gozaron los cientos de miles de catalanes que se concentraron el pasado día 8 en el mismo lugar, el Paseo de Gracia, en número similar.

La plataforma organizadora de la protesta, Sociedad Civil Catalana (SCC), calculó la asistencia en 1,3 millones de personas, cifra que la Guardia Urbana redujo a 300.000, mientras que la Delegación del Gobierno la situó en un millón. El día 8 la Policía municipal calculó 350.000 asistentes. Y la organización: 950.000.

Otro aliciente es que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se estrenaba en un acto masivo de SCC, pese a que la plataforma da cabida a muchos militantes y simpatizantes del partido. Iceta se situó al lado de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en la cabecera y tras la pancarta con el lema "¡Todos somos Cataluña! Por la convivencia, seny". Cerca estaban el líder del PP catalán, Xavier García Albiol; el delegado del Gobierno, Enric Millo; el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la líder de este partido en Cataluña, Inés Arrimadas, así como dirigentes socialistas como Carmen Calvo. Y después la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín (PSC), o el secretario de Organización de este partido, Salvador Illa, entremezclados con dirigentes del PP como Andrea Levy, Jorge Fernández, Pablo Casado o Alberto Fernández Díaz. Se oían lemas y cánticos de "viva España", "viva Cataluña", "ni amnistía ni perdón" o "Puigdemont a prisión". Y sobre el 21-D: "Ahora sí vamos a votar" o "Votaremos".

En el tramo final de la manifestación intervinieron, además de los organizadores, el exministro del PSOE Josep Borrell, el ex secretario general del PCE Francisco Frutos y, en un vídeo, el exministro del PP Josep Piqué. Borrell ve en el 21-D una "oportunidad de oro" para "echar al Govern nacionalista" y cargó contra Puigdemont y Junqueras, a quien tachó de "totalitario absoluto", y contra Ada Colau por "emperatriz de la ambigüedad". Piqué pidió "recuperar la unidad" de una Cataluña en la que "no sobra nadie y todos somos necesarios", frente a un independentismo "minoritario" que ha "coartado y coaccionado a la mayoría". Frutos dijo que los nacionalismos "destrozan el mundo" y se preguntó por qué no había asistido "la izquierda que le baila el agua a los nacionalistas", por Colau. En su manifiesto, SCC insta a aprovechar la "gran oportunidad" del 21-D, "restaurar la normalidad institucional" y una "Cataluña unida".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, valoró el " seny" y la "concordia" de la marcha. Garantizó que los catalanes "hablarán con libertad y garantías" el 21-D.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine