Nada que celebrar, Señoría

05.11.2017 | 01:56

En estas últimas horas compruebo, no sin preocupación, cómo ciertas personas, algunas muy inteligentes y dignas de mi admiración, se alegran sin tapujos por la entrada en prisión de más de la mitad del cesado Gobierno autonómico catalán. Escribo estas líneas para manifestar mi estupefacción ante ciertas reacciones.

La prisión provisional de cualquier procesado -no juzgado-, por el delito que fuere, es ante todo una claudicación de nuestra querida Administración de Justicia que todo ciudadano debiera observar con preocupación. Es el reconocimiento de la incapacidad del Estado para resolver los asuntos judiciales en un tiempo razonable y es la abdicación de una capacidad coercitiva para hacer cumplir las resoluciones judiciales que no descanse únicamente en el grosero método de anticipar el cumplimiento de la pena.

Como decisión excepcional que es, la prisión provisional solo puede adoptarse cuando las circunstancias lo exijan. No cualesquiera circunstancias, sino solo aquellas que la jurisprudencia nos señala tras años y años de interpretación de las leyes. Esas circunstancias, que son los únicos criterios genuinos que permiten la excepcional "anticipación de la condena", deben ser cuidadosamente examinadas por el juez cada vez que toca decidir sobre la libertad provisional de una persona investigada en una causa penal y en esto, como se pueden figurar, no caben ni atajos, ni decisiones estereotipadas ni la docilidad ante la "alarma social", concepto este indeterminado que ha sido prudente y expresamente excluido de la argumentación en pro o en contra de la prisión provisional del "no juzgado".

La decisión de la juez Lamela es, según mi leal saber y entender, un verdadero desatino. No por la oportunidad política, criterio que debería repugnar, sino por la inconsistencia jurídica, por la ausencia de análisis riguroso e individualizado del eventual riesgo de fuga en personas que han sido -nos guste o no- cargos políticos electos por más de dos millones de españoles que, además, han manifestado su intención de concurrir a elecciones, por la consideración del riesgo de reiteración delictiva en quienes actualmente no ostentan poder alguno, por el incorrecto análisis del riesgo de destrucción de pruebas en quienes lo que han hecho ha sido, en todo caso, con luz y taquígrafos y, en definitiva, porque los graves delitos que presuntamente han cometido lo han sido en cumplimiento de su programa electoral. De no subsanarse esta situación de forma inmediata no nos deberá extrañar que en medio mundo se diga, con razón, que en España vuelve a haber presos políticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

España

La UE decide hoy la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento

La crisis política lastra las opciones de Barcelona, con Bratislava como favorita en el voto de...

Los restos mortales de Maza serán repatriados este lunes

Los restos mortales de Maza serán repatriados este lunes

El cuerpo del fiscal del Estado será trasladado a Madrid en un vuelo regular de Air Europa

Maza, el fiscal que se enfrentó al desafío independentista

Maza, el fiscal que se enfrentó al desafío independentista

El fiscal general del Estado falleció este sábado en Buenos Aires tras un proceso de infección renal

Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

El jefe el Ministerio Público falleció pese a ser ingresado al complicarse y generalizarse la...

Albiol insta a Iceta a que deje de actuar "como redentor del independentismo"

Albiol insta a Iceta a que deje de actuar "como redentor del independentismo"

Los 'comunes' reclaman a ERC que aclare si quiere seguir siendo "la muleta de CDC"

El fiscal Navajas asume de forma interina la difícil herencia del fallecido Maza

El fiscal Navajas asume de forma interina la difícil herencia del fallecido Maza

El hasta ahora número uno del Ministerio público dejó trazadas las líneas generales de la...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine