Ciudadanos se impuso en tres de las cuatro capitales catalanas y dejó Girona a JxCat

La fuerte implantación rural de la lista de Puigdemont le llevó a hacerse con 667 de los 947 municipios de la comunidad

23.12.2017 | 01:30

Tres grupos, Ciudadanos (C's), Junts per Cataluña (JxCat, la lista de Puigdemont) y ERC se llevaron 103 de los 135 escaños en disputa el 21-D. C's se alzó con 37 diputados, por 34 de JxCat y 32 de ERC. Las tres formaciones quedaron en un pañuelo, pero mientras C's fue la primera fuerza en escaños en Barcelona y Tarragona, y JxCat logró la primacía en Girona y Lérida, ERC no fue capaz de alzarse con el liderazgo en ninguna de las cuatro circunscripciones. Las huestes de Arrimadas consiguieron el grueso de su cosecha en Barcelona (24), seguidas por ERC (18) y JxCat (17). En Tarragona, los naranjas lograron 6 actas, por 5 de ERC y 4 de JxCat. La lista de Puigdemont se impuso en Girona (7), por delante de ERC y C's, que se quedaron con cuatro cada uno. En Lérida, su victoria fue más apretada, ya que acopió 6 escaños, por 5 de ERC y 3 de C's. El partido naranja basó su victoria en Barcelona y la redondeó en Tarragona, mientras que flojeó en Girona y Lérida. JxCat, en cambio, tiene su feudo incontestable en Girona y domina Lérida con menor autoridad. Pero en Barcelona y Tarragona es solo la tercera fuerza. En cuanto a ERC, su fortaleza es la del eterno segundo. Esa fue la plaza que ocupó en las cuatro circunscripciones.

El perfil del votante de C's es urbano y castellanoparlante, lo que convierte a este partido en ganador en las principales ciudades catalanas y no sólo en los municipios dormitorio de sus periferias, los antaño cinturones rojos, ahora naranjas. Los de Arrimadas se llevaron tres de las cuatro capitales de provincia: Barcelona (23,94%), Tarragona (34,95%) y Lérida (24,54%). Sólo se les escapó Girona, la cuna de la catalanidad, donde JxCat (36,85%) se mostró intratable y les dobló en votos . Además, el dominio de C's es abrumador en una franja costera que comienza a unas decenas de kilómetros al norte del Delta del Ebro y llega hasta el límite de Barcelona y Gerona.

Por el contrario, JxCat tiene su fortaleza en la red clientelar establecida a lo largo de décadas por Convergencia en las zonas rurales del interior. Eso explica la enorme cantidad de municipios cobrados por Puigdemont (667 de los 947, el 70%), que contrasta con los 142 de ERC, buena parte de ellos concentrados en la mitad sur de la provincia de Tarragona, con epicentro en el Delta, y en una franja interior de la de Barcelona que corre paralela a la gran conurbación capitalina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine