Imaginación frente a código penal

03.01.2018 | 02:15
Imaginación frente a código penal

El soberanismo catalán se enfrenta a la dificultad de administrar una victoria, tarea agravada por las circunstancias judiciales de algunos de los protagonistas, que complican más todavía hacer efectivo el cheque librado en las urnas. El código penal deja poco margen a las soluciones imaginativas de Puigdemont, dispuesto a convertirse en presidente vía plasma para eludir la cárcel, un modo quizá de anticipar la que pretende ser "la primera república nativa digital". La notable capacidad del expresidente para embromar a sus electores y allegados es inversamente proporcional a su inteligencia política.

Aunque nunca habrá confesión pública, ERC confía en que la huida del expresidente termine en un callejón sin salida que impida su retorno a la jefatura de la Generalitat. La primera esperanza, mínima, de Esquerra está puesta mañana en la comparecencia de Junqueras ante el Tribunal Supremo para defender la revisión de su encarcelamiento.

La posibilidad de que el exvicepresidente salga en libertad bajo fianza es reducida, según los conocedores del proceder ordinario de la máxima instancia judicial, pero la excepcional circunstancia que se somete a los tres magistrados de la Sala de Apelación puede deparar sorpresas.

Junqueras en la calle es el peor escenario para Puigdemont, obligado a volver de inmediato, aunque sea para entrar en la cárcel, o a renunciar a sus pretensiones de recuperar la presidencia.

ERC se ampara en la propia lógica instaurada por el expresidente y su entorno, que vincula la legitimidad del futuro Govern no al resultados de las urnas del 21 de diciembre sino a la reinstauración del depuesto por la aplicación del 155.

En esa línea, si Puigdemont no pudiera ser presidente la coherencia con su argumentario impone que lo sea su entonces segundo, es decir Oriol Junqueras.

Pero la coherencia nunca estuvo entre las virtudes de los exconvergentes, dispuestos a cambiar las reglas a conveniencia. Ahí anida la menguada posibilidad de que la del soberanismo sea una victoria fallida por sus desacuerdos internos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine