El soberanismo exhibe sus diferencias sin tapujos en un clima de tenso desencuentro

Roger Torrent, de ERC, lleva la defensa de la investidura de Puigdemont a la corte de Estrasburgo, pero JxC le acusa de actuar "unilateral y arbitrariamente"

14.02.2018 | 01:31
La reunión de la Mesa del Parlament, ayer en Barcelona.

ERC y Junts per Catalunya (JxC) pueden estar a punto de romper las negociaciones para desbloquear el arranque de la legislatura en Cataluña. No se trata ya de diferencias, sino de palos en las ruedas. Los fieles de Carles Puigdemont insisten en investirle a distancia y los republicanos se niegan a hacerlo. Y ya abiertamente. Así, el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), rechazó ayer incluir en el orden del día de la Mesa la propuesta de reforma de la ley de la Presidencia que JxC presentó en solitario el pasado viernes para promover una investidura telemática, alegando "defectos de forma".

Además, Torrent anunció que llevará la defensa de la investidura del expresident de la Generalitat al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, reclamando de la corte de Estrasburgo que "tutele el derecho a la participación política" de Puigdemont.

Una medida que debería haber dejado satisfecha a JxC causó, sin embargo, un profundo malestar en la "lista del president", que se declaró "perpleja" por que Torrent hubiera tomado esa iniciativa "de manera unilateral y arbitraria", sin avisar previamente a Carles Puigdemont. Pero no menos "perplejidad" mostró Esquerra ante esa reacción de JxC. Fuentes de la Presidencia de la Cámara aseguraron que Torrent había "comunicado su intención al vicepresidente primero y miembro de JxC, Josep Costa, sin que hubiera ninguna oposición".

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, remató la impresión de fuerte desencuentro entre los dos principales partidos soberanistas al afirmar que la propuesta de llevar el caso ante la corte de Estrasburgo es "idea" de JxC y que Torrent se ha limitado a llevarla "a la práctica". Para Sabrià, "no es serio" ni "de recibo" que la candidatura de Puigdemont critique la iniciativa, que la oposición juzgó un "postureo" (PPC) y una "salida por la tangente" que no tiene ningún recorrido (PSC). Sabrià incluso reprochó a JxC su continuo goteo de propuestas, "una por la mañana y otra por la tarde, hechas a través de los medios". "Acabemos con las filtraciones, los números y los intentos de desgastarnos", exigió.

En este clima de divergencias aireadas sin tapujos, Ciudadanos reclamó a Torrent la "valentía" de proponer un candidato alternativo a la investidura, descartando, sin embargo, que su partido presente a Inés Arrimadas. Y además afeó a Torrent que actúe como "abogado defensor" de Puigdemont al apelar a la corte de Estrasburgo.

El argumento esgrimido por Torrent para frenar la reforma de la ley de la Presidencia que JxC impulsa en solitario es que juzga "contradictorio" solicitar que se tramite una iniciativa por la vía de máxima urgencia y, a la vez, por lectura única. "Es incoherente porque la urgencia extraordinaria es para reducir los plazos un tercio, mientras que en la lectura única los plazos existentes son externos y no se pueden reducir", detallaron fuentes de la Presidencia de la Cámara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine