08 de mayo de 2018
08.05.2018
El laberinto catalán

El Gobierno impedirá con un recurso al Constitucional que se invista a Puigdemont

El Consejo de Estado dictamina que el "oficio representativo" requiere que el candidato vaya al Parlament - Esquerra urge a elegir a un presidente

08.05.2018 | 03:29
Marta Vilalta.

La posibilidad de investir a Carles Puigdemont como presidente de Generalitat sin que acuda al Parlament quedará frustrada en los próximos días, una vez que el Gobierno presente recurso ante el Tribunal Constitucional contra el cambio normativo recién aprobado por el bloque soberanista de la Cámara. El Consejo de Estado avaló ayer por unanimidad la interposición de dicho recurso.

La nueva maniobra dilatoria del grupo del expresidente catalán inquieta a sus socios de ERC, cuya portavoz, Marta Vilalta, fue muy explícita ayer al pedir una reunión urgente con JxCat porque "hay que evitar unas elecciones y hacer efectivo el mandato recibido en las urnas el 21 de diciembre".

Como ya hiciera en una consulta anterior, el dictamen del Consejo de Estado es concluyente respecto a que la investidura del jefe del Govern tiene que realizarse de manera "personal y presencial". Por ello considera que la reforma de la Ley del Gobierno de Cataluña aprobada por el Parlament vulnera la Constitución, el Estatuto de Autonomía y el propio reglamento de la Cámara. "El debate de investidura no puede celebrarse, por tanto, en ausencia del candidato", porque el "oficio representativo" requiere la presencia del aspirante, afirma el Consejo, que pone también reparos al procedimiento seguido para la modificación legal aprobada por las formaciones soberanistas. El formato de lectura única con que se tramitó en el Parlament el cambio normativo tiene visos de inconstitucionalidad, según el Consejo. La ley modificada es una de las normas de desarrollo básico del Estatut, que requiere que se siga el procedimiento legislativo común, con tres lecturas en ponencia, comisión y pleno. De no seguirse esa pauta, se puede "alterar sustancialmente el proceso de formación de la voluntad de la Cámara", según doctrina del Tribunal Constitucional que el Consejo de Estado incluye en su dictamen.

El Gobierno se reunirá de forma extraordinaria para aprobar el recurso al Tribunal Constitucional, que este semana celebra pleno, contra la reforma de la ley catalana. La interposición de dicho recurso supondrá la suspensión inmediata de las modificaciones normativas y cerrará la puerta a cualquier posibilidad de investir a Puigdemont. En ese escenario, la alternativa de JxCat es volver sobre Jordi Sánchez, candidato frustrado ya en dos ocasiones.

Y como siguiente opción figura que Carles Puigdemont designe a otro aspirante. Este procedimiento tiene como objetivo apurar al máximo el plazo límite del 22 de mayo, cuando si no hay presidente se convocarán nuevas elecciones en Cataluña.

El plan inquieta a Esquerra Republicana, que pide a Junts per Catalunya un encuentro "para abordar de forma conjunta los pasos a dar en los próximos días, que serán claves", según manifestó ayer Marta Vilalta tras la reunión de la comisión permanente de la formación. Ambos partidos tienen ya pactado desde hace días "el plan de gobierno", reconoció la portavoz de Esquerra.

A la presión del calendario parlamentario hay que añadir los posibles contratiempos judiciales derivados de la impugnación del voto de Puigdemont y del exconsejero Tono Comín por parte de Ciudadanos. Sin esos dos sufragios el soberanismo quedaría sin mayoría en el Parlament.

Por su parte, la CUP reitera su distanciamiento del bloque independentista al proponer un "nuevo escenario político" que "rebase las instituciones y las lleve a actos de soberanía" porque la "capacidad política del Parlament es muy limitada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine