El PP y el alcalde díscolo del PSdeG recortan los fondos del BNG en la Diputación de Lugo

Rebajan su número de asesores y reducen su dedicación exclusiva a media, lo que supone 187.000 euros menos al año nEl PSOE estudiará medidas contra Martínez

05.11.2015 | 00:47
Carmela Silva, Besteiro, Darío Campos y Valentín González Formoso, ayer en la sede del PSdeG.

La crisis de gobierno en la Diputación de Lugo experimentó ayer un nuevo episodio que supondrá un duro golpe económico para el BNG, socio del PSdeG en la institución. El alcalde socialista díscolo de Becerreá, Manuel Martínez, consumó su promesa de votar en contra de los nacionalistas en respuesta al veto de estos a su candidatura a la presidencia y apoyó al PP para restarle media dedicación exclusiva a los nacionalistas y siete asesores, lo que supone una pérdida de unos 187.000 euros anuales.

La promesa de Martínez de boicotear al BNG gracias a su voto decisivo -el PP tiene 12 diputados, el PSdeG 11 y el BNG dos- fue aprovechada por el PP para presentar una propuesta que recorta tres administrativos al Bloque, con 71.000 euros anuales y cuatro más para la vicepresidencia del nacionalista Antonio Veiga, con otros 91.000. El portavoz del BNG, Xosé Ferreiro, ya anunció que renunciará a la media dedicación que le quedaría en 25.000 euros y retomará su puesto de profesor e un instituto de Navia de Suarna.

El PP alegó la necesidad de "adelgazar" los gastos de la institución, a pesar de que en julio la diputación aprobó por unanimidad el reparto vigente. Entonces, la popular Elena Candia era la presidenta, después de que Martínez, candidato inicial del PSdeG se topase con el veto del BNG por su imputación por malversación. Su negativa a ceder el puesto provocó que los 12 votos del PP permitiesen investir a Candia hasta que este mes socialistas y nacionalistas pactaron una moción de censura con el apoyo de Martínez. Este, sin embargo, no accedió a la junta de gobierno ni logró áreas de responsabilidad, a pesar de que sí las tienen dos alcaldes socialistas también imputados.

Martínez justificó su venganza como "consecuencia lógica" y alegó que el BNG gozaba de un "sobredimensionado" peso de asesores. Además, reiteró que no variará de postura y que votó de forma "coherente". "Del PSOE yo no me voy a ir", añadió sobre el expediente sin resolver que abrió su formación cuando incumplió las órdenes de partido y se votó a sí mismo permitiendo la investidura de Candia.

También deslizó que solo existe una fórmula de reconducir la situación. "Aquí solo hay una posibilidad, que ellos saben cuál es, para restituir la normalidad democrática en la institución, que es respetar lo que se acuerda", declaró sin más detalles. "Es un grupo que pone condiciones que no cumple, que sistemáticamente está dando lecciones de moral y de política y de adelgazamiento a los otros diputados", añadió.

El presidente de la Diputación lucense, Darío Campos, mantuvo el tono laxo con Martínez, al que ha ofrecido un puesto en su equipo sin acceder a la junta de gobierno, y cargó contra la "incongruencia del PP", al que recordó haber aprobado el reparto de asesores en julio que ayer cambió. "Lo único que intenta es sacar rédito político de esta situación y se aprovecha de Manuel Martínez por su mala relación con el BNG", argumentó. Estudiará, se limitó a decir, las medidas a tomar contra Martínez.

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación, Antonio Veiga (BNG) tachó de "bochornoso" el comportamiento del PP, a cuyo portavoz le afeó que es "de pena" y "da asco". La popular Elena Candia lamentó la "inestabilidad" del Gobierno provincial con un "presidente en precario que no apoyan ni los suyos".

Rodeado de los presidentes de las tres diputaciones provinciales que gobierna el PSdeG, el líder socialista, José Ramón Gómez Besteiro, se limitó ayer a considerar "anormal" la votación del alcalde de Becerreá que castigó al BNG reduciendo sus recursos al sumarse al PP. Sin embargo, no concretó si su formación tomará medidas contra Manuel Martínez, al que ya han abierto un expediente informativo.

El dirigente mantuvo un encuentro con Valentín González Formoso (A Coruña), Darío Campos (Lugo) y Carmela Silva (Pontevedra) para analizar la financiación local, pero las preguntas de la prensa, según informa Efe, versaron sobre la crisis en la institución que él mismo presidió entre 2007 y mayo pasado. Besteiro no quiso pronunciarse. "Las hago mías", declaró sobre las palabras de su sucesor, Darío Campos, que anunció que estudiarán medidas en el seno del partido.

Además, Besteiro explicó que Martínez podrá utilizar la sede de la formación en Lugo para explicar el signo de su voto porque cuenta con los mismos derechos que el resto de afiliados. "Otra cosa es cuando no sea militante, pero hoy lo es", añadió.

Sobre esa situación culpó al PP por votar "una cosa totalmente distinta" a lo que apoyó en julio, lo que evidencia su "grado de fiabilidad".

Los cuatro dirigentes reclamaron finalmente a la Xunta permitir a las instituciones provinciales compartir la ejecución de los fondos europeos del período 2014-2020.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine