Los hoteles logran en el puente la mayor ocupación en siete años

Los turistas se decantaron por A Coruña y las Rías Baixas para disfrutar de la gastronomía y por la oferta termal de Ourense

10.12.2015 | 01:03
Inauguración del alumbrado de María Pita durante este puente.

La gastronomía, los eventos en las ciudades y los balnearios fueron los alicientes que empujaron a los turistas tanto gallegos como de otras comunidades a salir de casa durante el puente de la Constitución y hacer una escapada a tierras gallegas. A falta de datos oficiales, el representante de la provincia de A Coruña en el Clúster de Turismo de Galicia, Francisco Canabal, confirma que se trata de las mejores cifras desde el inicio de la crisis durante este puente festivo. Si en el último trimestre del año cuando el sector entra en la temporada baja los hoteles apenas cubren la mitad de sus plazas, entre sábado y martes se superó esa media y en ciudades como A Coruña incluso se superó el 60%. Canabal destaca que eventos como la Feria de los Autónomos de Galicia (Femaga) o el partido del Deportivo contra el Sevilla contribuyeron a ganar afluencia en la ciudad coruñesa. En las Rías Baixas el protagonista fue el marisco y las jornadas de exaltación del centollo en O Grove también sirvieron de atractivo a los amantes de la gastronomía gallega. Canabal destaca que en este puente el movimiento de viajeros se produjo del norte al sur de Galicia -los de A Coruña a Vigo y viceversa- además de gente de Madrid y de otras comunidades "que vinieron a comer marisco".

El interior gallego que durante el verano baja la media autonómica por la baja ocupación, vive en otoño su agosto gracias a los balnearios. Los hoteles destinados a este sector en la provincia ourensana rozaron el 100% estos días, al igual que otros alojamientos copados con reservas de familias que viajaron a tierras ourensanas para disfrutar de las termas como las de Outariz o A Chavasqueira y para visitar la Ribeira Sacra.

El buen tiempo es en otras autonomías uno de los factores que empujan a los turistas a hacer la maleta y escaparse unos días de descanso. Pero en Galicia la meteorología no es clave. Según Canabal, la gente que viene a la comunidad sabe que puede llover y que "tiene que traer siempre una gabardina" por si en los días de descanso cae un aguacero o bajan las temperaturas. La restauración sí que aprovechó el tirón del sol estos días al poder instalar las terrazas. Pero lo que ha animado este puente a la gente a irse de viaje -destaca- no ha sido el tiempo sino la confianza al tener una situación económica más favorable que les permite "soltar el dinero con menos miedo". Esa es la tendencia que el turismo gallego ha notado durante todo el año y lo que ha provocado que las cifras de viajeros y ocupación se recuperasen mes tras mes respecto al año pasado y sobre todo en verano alcanzando los mejores datos desde el inicio de la crisis. Los hoteleros gallegos confían en cerrar el año en esa línea ascendente, aunque dentro del crecimiento que se puede esperar en Galicia sin compararse con otras autonomías con otro tipo de turismo. La asignatura pendiente para el próximo año es aumentar la rentabilidad porque pese a la subida de la ocupación los hoteles gallegos son los más baratos de España. Los alojamientos no han subido los precios este puente y tienen las tarifas ajustadas para lo que queda de año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine