Un carné de conducir para el aire

06.01.2016 | 00:28

Conocer las nubes, pero tener los pies en la tierra. El temario de un aspirante a contar con una licencia para pilotar drones no es poca cosa, y abarca desde reglamentación aeronáutica a meteorología, pasando por procedimientos operacionales, comunicaciones y de navegación y mapas. Fraseología aeronáutica y alfabeto internacional para las radiotelecomunicaciones, interpretación y uso de cartas aeronáuticas, cizalladura, nubes y tormentas solares, son algunos de los temas que entran en el examen para poder convertirse en piloto de una aeronave operada a control remoto. A esa parte teórica, un mínimo de 50 horas, se suma la práctica, que debe estar vinculada, supuestamente, al aparato específico que se piensa manejar y a su sistema de control. La formación básica puede suponer el desembolso, como mínimo, de entre 500 y 600 euros.

Para poder adquirir esos conocimientos, existen cursos RPAs impartidos por organizaciones de formación, que deben contar con la aprobación de la AESA. De las 58 que constan en la página web de la entidad para todo el Estado, únicamente cuatro se localizan en Galicia: Aeroflota del Noroeste (en A Coruña); Real Aeroclub de Santiago; Aerolugo y Club Aerocelta (en Vigo). En todos ellos se han "licenciado" ya varias promociones de pilotos de la más diversa procedencia: ingenieros, fotógrafos, arquitectos o emprendedores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine