La coalición se integra en el equipo de Iglesias que negocia un pacto con el PSOE

Fernández anticipó que exigiría condiciones para la comunidad

05.02.2016 | 01:11
Alexandra Fernández y Pablo Iglesias durante una rueda de prensa.

En Marea se integrará en el equipo negociador de Podemos con el PSOE para tratar de sellar un acuerdo que permita la investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. En ese grupo estará presente Alexandra Fernández, portavoz de la coalición gallega, puesto que rotará a medida que avance la legislatura.

Aunque el grupo liderado por Pablo Iglesias no ha confirmado aún quiénes se sentarán a la mesa con los socialistas, fuentes internas confirmaron a Europa Press la presencia de Fernández, así como la de Xavier Doménech, portavoz de En Comú Podem, la alianza catalana de Podemos con el espacio liderado por Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. Por parte del partido morado, se da por segura la presencia de los dos lugartenientes de Iglesias, Íñigo Errejón y la gallega Carolina Bescansa, número tres del partido y una de las vicepresidentas de la Mesa del Congreso. También formará parte de este equipo Irene Montero.

El gesto contribuye a soldar el grupo "plurinacional" que constituyen los 42 diputados de Podemos más los 23 de las confluencias tras la marcha de cuatro de Compromís al Grupo Mixto al no poder contar con un espacio propio en la Cámara baja. Iglesias fue el primero en activar el escenario político durante la ronda de contactos políticos con el Rey al proponer un gobierno "de cambio" al PSOE, pero ahora se ha visto descolocado al mostrar Pedro Sánchez preferencia en sus conversaciones por Ciudadanos.

El peso de la negociación recaerá en el tridente de Podemos en la negociación, si bien Doménech tendrá un papel fundamental a la hora de abordar la cuestión territorial y el pulso soberanista del gobierno catalán. De hecho, Iglesias incluso lo propuso como ministro de Plurinacionalidad en su oferta de gobierno de coalición con el PSOE e Izquierda Unida.

Más dudas despierta el papel de Fernández en esa negociación, a la que llega con escaso bagaje político y una carrera que apenas comienza en el espacio rupturista, en que desembarca como militante de Anova, la fuerza capitaneada por Xosé Manuel Beiras.

Tras la citada ronda de contactos, que se repitió tras la negativa del popular Mariano Rajoy a someterse a la investidura, Fernández expuso la necesidad de "condiciones concretas" para Galicia en un acuerdo con el PSOE. En caso contrario, los seis diputados de En Marea, que han firmado mantener una acción conjunta en el Congreso, no apoyarían ese pacto. Entre esas condiciones, citó Fernández un plan de reindustrialización, medidas para el sector lácteo y el cerco o un reconocimiento de la "plurinacionalidad" del Estado, sin concretar si eso pasaba por permitir un referéndum sobre la independencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine