El PP impide que el Parlamento gallego también lo declare "non grato"

Afirma que le dolió más que el puñetazo - El ministro del Interior ve conexión con un delito de odio y eventuales agresiones

25.02.2016 | 03:14
Un momento del pleno del Parlamento gallego celebrado ayer.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, aportó ayer más detalles de lo "mucho" que le dolió la decisión del pleno municipal de Pontevedra de declararle persona "non grata" en la ciudad por la decisión de su Ejecutivo de ampliar la prórroga de Ence en la ría por 60 años. "Es que ni a Hitler ni a Stalin los declararon persona non grata en Pontevedra. Soy el único en la historia de la ciudad, no tiene ningún sentido", comentó ayer en una entrevista en Antena 3.

Aseguró que la postura del Concello incluso le ha dolido "mucho más" que el puñetazo que un joven le propinó en la ciudad durante la campaña electoral del 20-D. "Aquello fue una persona aislada y esto es una decisión de una corporación", declaró.

Rajoy incidió en que fue una iniciativa del PSOE y de Marea y que de estas formaciones se lo esperaba, pero no del alcalde, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, por quien dejó entrever cierto respeto político. Ejemplo de ello fue que reveló que el regidor le envió una carta tras el puñetazo recibido y que él le respondió con otra, agradeciéndole su gesto.

Por esta razón, según confesó ayer, le ha sorprendido la actitud de Lores al apoyar la declaración de "non grato". "No debió hacerlo, no se lo reprocho porque probablemente desde el punto de vista político era muy complicado para él, pero no debió hacerlo porque no gana nada", argumentó.

Menos comprensivo se mostró con los ediles socialistas. No cree que la iniciativa contara con la aprobación de la dirección federal del PSOE. "No les veo yo llamando a Ferraz", comentó, para acto seguido señalar que si el PP de León llamara a Génova para hacer lo mismo con Zapatero el respondería con un "está usted loco o qué".

Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ve conexiones ente la declaración aprobada por el Concello de Pontevedra y un delito de odio, o al menos, incitación a él, ya que la definición de este delito afecta a "toda forma de expresión que difunda, incite promueva o justifique u otras formas de odio". "Si tú a una persona la declaras non grata a mí me cuesta mucho pensar que eso no signifique que estás incitando a un discurso de odio con las consecuencias que conlleva, eventuales agresiones, descalificaciones de todo tipo... Tengamos eso en cuenta", opinó el ministro del Interior.

Y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, volvió a reprobar la conducta del Bloque al cuestionar que actuar así contra Rajoy se pueda considerar "un ejemplo de regeneración democrática". Le pidió al BNG que no siga "por ahí" dado que en Pontevedra aún no está en "caída libre" y puede ser todavía un partido "útil" a Galicia, siempre que no actúe al dictado de partidos minoritarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine