Tráfico vigila con radares móviles uno de cada siete kilómetros de la red secundaria

El nuevo plan de control de velocidad trimestral afecta a más de 2.100 kilómetros en Galicia - La DGT incorpora 13 nuevos tramos negros que suman 150 kilómetros

13.05.2016 | 02:34
Un agente en un control de velocidad con radar móvil en una carretera de A Coruña.

Carreteras secundarias y travesías, Estas son las vías donde los conductores más pisan de la cuenta el acelerador, poniendo en algunos casos el vehículo hasta 30 km/h por encima del límite de velocidad establecido para ese tramo. Quienes tengan previsto ponerse al volante durante este largo fin de semana con motivo del Día das Letras Galegas, que presten atención al velocímetro. Tráfico inició el lunes pasado una campaña especial de control de velocidad, a la que suma el plan de vigilancia trimestral con radares móviles. Hasta un total de 2.105 kilómetros de las carreteras convencionales de la comunidad están vigilados por cinemómetros móviles, lo que supone un 14% de los 15.000 kilómetros de la red secundaria gallega. O lo que es lo mismo, las patrullas de la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico en Galicia controlan la velocidad en uno de cada siete kilómetros de vías secundarias. En el último plan trimestral aprobado por la DGT, aparecen un total de 123 tramos negros en los que se desplegarán los radares móviles: 30 en la provincia de A Coruña, 33 en Lugo 30 en Ourense y otros 30 en Pontevedra. Este listado, elaborado en función de la alta accidentalidad que presentan las vías o por detectarse en ellas un porcentaje de infracciones de velocidad superior a la media, incluye 13 nuevos tramos en Galicia que afectan a un total de 150 kilómetros de la red secundaria.

La provincia gallega con más modificaciones en el mapa de puntos negros con dispositivos de control de velocidad es A Coruña, con la incorporación de 7 tramos que suman 80 kilómetros: la AC-523, de Culleredo a Meirama; la AC-543, que une Noia y Santiago; la AC-552, entre A Coruña y Cee; la AC-840, de Betanzos a Mourazos; la N-VI, la N-550 y la N-651.

'Ranking' autonómico

En Pontevedra se sumó tan solo un nuevo trayecto (28 kilómetros en la PO-308, entre Portonovo y A Lanzada). Lugo incorporó tres puntos negros de apenas 27 kilómetros (la G-2,1, que une Monforte y Alto do Faro; la LU-120, de Vilalba a Paxares; y la N-120, en Santo Domingo de la Calzada a O Porriño).Y finalmente Ourense incluye casi 15 kilómetros de dos nuevos tramos: la OU-0528, en Vilamarín, y la OU-1109, en Baltar.

Estos dispositivos móviles, cuya ubicación puede consultarse en la web de la DGT www.dgt.es, se centran en el control de las carreteras secundarias, ya que es en este tipo de vías donde se producen más del 80% de los accidentes mortales que ocurren en Galicia.

Por provincias, Lugo es la que concentra un mayor número de kilómetros controlados por los radares móviles patrullas de la Agrupación de Tráfico: casi 612 kilómetros (el 30% del total en la comunidad). Le siguen en el ranking autonómico Pontevedra, con más de 570 kilómetros (el 27% del conjunto autonómico) y Ourense, con un total de 500 km (casi el 24%). Y finalmente, cierra el mapa de vigilancia en Galicia la provincia de A Coruña , con 422 kilómetros (20%).

El hecho de que la DGT publique en su página web el listado de los 123 tramos controlados en Galicia por radares móviles no quiere decir que las patrullas vayan a colocar carteles de anuncio sobre el control de velocidad que se va a realizar unos metros más adelante, como hace Tráfico con los cinemómetros fijos.

Ahora bien, la DGT no publicara ni el día, ni la hora ni el kilómetro exacto donde estarán los agentes con el radar. Los cinemómetros podrán cambiar en cuestión de horas de un tramo a otro, que puede ser de apenas dos kilómetros (como ocurre en la AC-840) hasta más de 70 km (en la PO-552, de Vigo a Tui).

A los 123 puntos de la red viaria gallega controlados con radares móviles se suman las 58 cabinas de cinemómetros fijos -18 en A Coruña, 12 en Lugo, 11 en Ourense y las 17 restantes en Pontevedra- y seis dispositivos de control de velocidad de tramo -cuatro en la provincia de A Coruña, uno en Ourense y otro en Lugo-. Además, el helicóptero de Tráfico también vigila desde cualquier infracción al volante, desde adelantamientos indebidos, saltarse un stop o un cesa o hablar por teléfono móvil y no llevar el cinturón de seguridad hasta pisar más de lo debido el acelerador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine