Audasa deberá indemnizar a un conductor que chocó contra un perro en Padrón

La sentencia considera que no hubo negligencia en la conducción y que compete a la concesionaria "la vigilancia" de la vía

06.08.2016 | 00:57
Tramo de autopista.

Una sentencia del juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº2 de Padrón condena a Autopista del Atlántico SA (Audasa) a indemnizar a un conductor y a su hijo (propietario del vehículo) por un accidente en la vía, a la altura de Padrón, al chocar contra un perro que se cruzó en el camino. El accidente tuvo lugar el 22 de octubre de 2015 y, ante la demanda de V. M.F., de su hijo y la aseguradora, el fallo condena a Audasa, como responsable del cuidado y el mantenimiento de la autovía. Por los daños sufridos, la sentencia fija el pago de 1.893,65 euros al conductor, 1.485,75 a B. F. G., el hijo, y 2.402,48 euros a la compañía de seguros, así como los intereses desde el día del accidente hasta el pago completo de la indemnización.

La denuncia partió de V.M.F al considerar que Audasa debería pagarles casi 6.000 euros al considerar que "la irrupción súbita de un perro en la calzada, causa del accidente, se produjo como consecuencia de inobservancia de las obligaciones de conservación, vigilancia y mantenimiento que le corresponden a la concesionaria AP-9". En el vehículo viajaban cuatro personas y todos ellos sufrieron daños físicos, como consta en los partes presentados, según la sentencia. Además, V.M.F. reclama los daños materiales del vehículo, propiedad de B.F.G. , su hijo. De la prueba practicada en el acto del juicio, "queda acreditado que el accidente que tuvo lugar el día 22 de octubre de 2015 en la AP-9, a su paso por Padrón, tuvo su origen en la irrupción súbita de un perro en la vía, a unos 20 metros de donde circulaba el vehículo, de modo que fue imposible evitar el impacto", describe la sentencia.

Añade que corresponde a la concesionaria de la autovía "indemnizar los daños del accidente al resultar acreditado que la causa fue la irrupción del animal en la vía y al no haberse probado por la demandada que el conductor del vehículo siniestrado incurrió en culpa o negligencia en su conducción".

Tiene en cuenta el fallo que "a la concesionaria compete el deber de mantenimiento de la calzada en unas condiciones de debida y especial seguridad, derivado de su normativa específica", según incluye en su exposición. Cita la sentencia un artículo que establece que el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. El fallo considera que no hubo imprudencia en la conducción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine