Miguel Veiga El interventor fallecido en el accidente ferroviario Tragedia ferroviaria en O Porriño

Un ferroviario muy querido

Miguel Veiga, el interventor fallecido, era una persona muy activa en su entorno laboral - Ligado a Renfe desde sus inicios de su vida profesional, estaba casado y tenía un hijo

10.09.2016 | 02:09
Miguel Ángel Veiga González.

Miguel Ángel Veiga González, el interventor fallecido en el trágico accidente de tren ocurrido en la mañana de ayer en O Porriño, estaba ligado a Renfe desde sus inicios laborales y, aunque actualmente era vecino de Vigo, no siempre había residido y trabajado aquí.

Casado y con un hijo, trabajaba en el antiguo economato -ya desaparecido- que la compañía ferroviaria tenía en Ourense hasta que ascendió a su actual trabajo como interventor. Fue en ese momento, hace ya quince años, cuando trasladó su residencia a la ciudad viguesa.

Veiga, de 55 años, era muy apreciado entre sus compañeros de profesión. "Era una excelente persona", afirma Carlos Díaz, responsable ferroviario del sindicato UGT Galicia, visiblemente afectado por lo sucedido al igual que el resto de la plantilla. No en vano, la relación entre los trabajadores ferroviarios suele caracterizarse por ser muy estrecha, y aunque operen a diario en distintos trenes, se ven todos los días. El interventor fallecido destacaba, además, por ser muy activo socialmente en su entorno laboral. Precisamente ayer, día en el que se produjo el descarrilamiento del Tren Celta que une las ciudades de Vigo y Oporto, tendría que haberse celebrado una comida de despedida en homenaje a una compañera de trabajo, que el interventor se había ocupado de organizar personalmente junto a otro colega de profesión.

La vinculación de Veiga con Renfe se remonta a los inicios de su vida laboral y ya trabajando en el puesto de interventor, cubría los trayectos de Media Distancia, que en la comunidad gallega llevan a cabo el servicio a lo largo del Eje Atlántico, por un lado, y hasta Ponferrada, por otro.

El servicio entre las ciudades de Vigo y Oporto se comparte entre los interventores españoles y los portugueses, ya que Renfe y Comboios Portugal, la empresa ferroviaria homóloga en el país luso, llevan a cabo la ruta del Tren Celta de forma conjunta desde el año 2011.

Pero, al contrario de lo que sucede con los conductores de los trenes, que sí completan el trayecto en su totalidad, los interventores no van más allá de Valença do Minho. Es en esta localidad portuguesa donde Miguel Veiga tendría que haber intercambiado su puesto con un interventor del país vecino, que sería el encargado de continuar camino a Oporto, mientras él regresaría a Vigo en el tren procedente de la ciudad lusa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine