El desplome de la obra pública en Galicia abre una guerra de ofertas entre constructores

La rebaja media es del 15% pero en algunos contratos llega al 40%, una oferta que no cubre los costes - Grandes empresas compiten por proyectos de menos de un millón

11.10.2016 | 14:35
Obras de asfaltado en una carretera.

Datos

  • Pequeñas obras. Las grandes constructoras compiten ahora por contratos por debajo de 300.000 euros, la tercera parte del tope que se fijaban para optar a un proyecto hace años
  • Ofertas a la baja. El sector de la construcción en Galicia reconoce que empieza a haber ofertas a la baja que no bastan para para cubrir costes y que son “inasumibles”
  • Licitación. Entre enero y junio, los concellos recortaron la inversión en obra pública más de un 40% y la Xunta un 26%. Solo el Estado inyectó más fondos, un 45,1% más

Guerra de precios en el sector de la construcción para hacerse con un trozo de la codiciada tarta de obra pública. Solo el Gobierno central ha inyectado en lo que va de año más fondos para licitaciones en Galicia -más de 477 millones entre enero y junio, un 45% más que el mismo periodo en 2015-. Xunta, concellos y diputaciones metieron un tijeretazo en las partidas reservadas a edificaciones y obras civiles. Los recortes del Ejecutivo autonómico en los primeros seis meses del año fueron del 26%, pero las administraciones locales llegaron a reducir sus partidas en obra pública más de un 40%. Esta caída de las inversiones en el sector público ha llevado a empresas de la construcción en Galicia a hacer ofertas a la baja, en algunos casos de hasta el 40% para intentar ganar el concurso. "Empieza a haber ofertas inasumibles, claramente por debajo de costes", según reconocen desde el sector de la construcción en la comunidad. "Hasta ahora --advierten- ni las rebajas eran tan exageradas ni eran tan habituales".

La tarta de obra pública es tan pequeña en relación a los años de bonanza económica que incluso ahora grandes empresas de ámbito nacional concurren a adjudicaciones que se quedan muy por debajo del millón de euros, una cantidad de la que no bajaban los proyectos por los que competían en época de bonanza económica. Pero el bajón de la inversión por parte de las administraciones ha llevado a grandes constructoras a presentarse a proyectos que no superan los 300.000 euros, una tercera parte del presupuesto mínimo que se fijaban hasta ahora para optar a una convocatoria de las administraciones.

Subcontratas

"En estos casos, la práctica totalidad se traducen en subcontratas", advierten desde la Federación Gallega de la Construcción. Y ponen un ejemplo: "Si hace un año se paga por hora de una máquina excavadora 35 euros, hoy le pagan 24 euros, con lo que al operario le da para poco más que para el bocadillo".

Estos recortes en inversión pública agravan la asfixia económica del sector de la construcción, que sobrevive a duras penas desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. A la crisis del ladrillo y al parón inversor de las administraciones, se suman la proliferación de empresas piratas y la todavía escasa demanda de reformas en viviendas o negocios, un nicho de mercado que de repuntar permitiría a muchas empresas alejarse de los números rojos que arrastran desde 2008.

Los datos hablan por sí solos. En año electoral, el Gobierno central hizo un mayor esfuerzo inversor que en 2015 en Galicia. En concreto destinó a obras en la comunidad en el primer semestre casi 477,6 millones, un 45% más que entre enero y junio del año pasado. La excepción es Pontevedra, única provincia en la comunidad que sufre un recorte de fondos del Estado en relación al año pasado (casi un 91% menos). En el extremo opuesto, están Ourense y Lugo, con un aumento de la inversión por parte del Ejecutivo central de más del 2.900% y 1.200%, respectivamente. En A Coruña, el incremento fue del 115%. Hasta en un total de nueve comunidades, el Estado reservó entre enero y junio más fondos, pero en el conjunto del país la inversión cayó de media un 6,6%, según el balance de Seopan.

Pese a la cita electoral del 25-S, la Xunta cerró el grifo este año a sus inversiones en obra pública. Más de 78 millones en licitaciones se dejó el Ejecutivo gallego en el primer semestre del año, un 26% menos que el mismo periodo del año pasado. Pese al tijeretazo del Ejecutivo de Feijóo en obra pública, la recorte inversor es menor que en la media nacional, que ronda el 40%. Tan solo tres comunidades -Andalucía (+9,9%), Castilla y León (+137%) y La Rioja (+9,6%)- reservaron más fondos para edificaciones y obra civil en el primer semestre del año. El mayor desplome en inversión pública lo protagonizaron Asturias y Navarra, en ambos casos con un 83,3% menos que hace un año.

En el caso de las administraciones locales, el desplome en obra pública en Galicia está por encima del resto de comunidades. La licitación en el primer semestre por parte de concellos y diputaciones se redujo un 40,3%, frente a la caída del 14,1% de media en el resto del Estado. Los ayuntamientos y la corporación provincial de Lugo encabeza el ranking de recortes en la comunidad, con un desplome de la obra pública de casi el 80% entre enero y junio. Les siguen en la tabla gallega, las administraciones locales de a provincia de Pontevedra (-51,8%) y las de Ourense (-39,5). Cierran la lista, los consistorios de A Coruña (-20.3%).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine