Los alcaldes advierten de que la despoblación del rural coloca a 30 concellos en riesgo de extinción

La crisis demográfica es crítica en uno de cada diez municipios con menos de 1.000 habitantes, pero en situación límite hay cuatro que no llegan a 500

30.04.2017 | 18:59
Vista aérea de A Teixeira, uno de los concellos menos poblados de Galicia.

Negueira de Muñiz, en Lugo, es el ayuntamiento gallego con menos habitantes. Poco más de 200 vecinos empadronados. También en las localidades ourensanas de A Teixeira, Beade y Larouco la población no llega al medio millar de empadronados. Entre estos cuatro concellos apenas suman 1.600 personas, menos que por ejemplo Corcubión, uno de los municipios menos poblados de la provincia de A Coruña.

La Comisión de Despoblación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en su informe Población y Despoblación en España 2016 destaca que la mitad de los ayuntamientos españoles está en riesgo de desaparición. En Galicia, esta previsión afecta a medio plazo a los cuatro municipios citados pero una treintena -el 10% del total en la comunidad- bajo la misma amenaza a largo plazo ya que están por debajo del millar de vecinos debido al continuo envejecimiento de su censo demográfico y un mínimo o nulo relevo generacional, con escasas o nulas cifras de natalidad.

A nivel nacional, a principios de siglo había 3.807 municipios con menos de 500 vecinos. En la actualidad, la cifra ronda los 4.000. Ante este panorama, el órgano de poder local advierte de que el riesgo de extinción es un escenario al que se asoman ya 4.000 ayuntamientos españoles, casi la mitad del total. El informe destaca la cada vez más preocupante situación del rural, castigados por el éxodo de los jóvenes, la falta de relevo generacional y el envejecimiento.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que la mayoría de las provincias han reducido su censo en algunos casos en porcentajes que superan el 1% en solo un año. Es el caso de Ourense con un 1,22%, la tercera caída más acusada en España, solo por detrás del 1,6% de Zamora y el 1,2% de Ávila. La provincia ourensana redujo su padrón en 3.904 vecinos, de 318.739 a 314.835 personas. El resto de provincias gallegas también perdieron vecinos. Lugo recortó su censo en 2.700 personas (un 0,8%), A Coruña en 4.282 con un descenso del 0,38% y Pontevedra en 3.100 con una bajada del 0,33%. Solo una quincena de provincias españolas lograron incrementar su censo demográfico en el último ejercicio. Destacan Baleares y Comunidad de Madrid con aumentos del 0,80% y el 0,75% respectivamente.

El documento de la FEMP alerta además de que la sangría demográfica se ceba sobre todo con los concellos más pequeños, en los que la falta de oportunidades laborales provoca un continuo goteo de emigración de los más jóvenes a otros municipios, provincias e incluso comunidades o países. Eso explica que A Coruña mantenga el contador a cero en lo que se refiere al número de ayuntamientos que no pasan de los 1.000 habitantes. De hecho, sus concellos con menos vecinos son As Somozas (1.160), Cerdido (1.191) y Vilarmaior (1.260). En Pontevedra solo Mondariz-Balneario, con 614 vecinos, se encuentra esta situación, motivo por el que el porcentaje respecto al total se mantiene invariable en el 1,6%. En el interior gallego, sin embargo, la proporción de concellos con menos de un millar de habitantes ha crecido tanto en Lugo como en Ourense. En la provincia lucense la subida fue de 1,5 puntos -del 6% al 7,5%-. Son cinco los municipios que no llegan a ese umbral. A Negueira de Muñiz se le unen Ribeira de Piquín (570), Triacastela (680), Muras (668) y Ribas de Sil (992). En Ourense la sangría se ha agudizado en el último año y si en 2015 el porcentaje de miniconcellos era del 16,3% el año pasado, la cifra se elevó hasta el 26%. Es decir, el censo de más de la cuarta parte de los ayuntamientos ourensanos tiene menos de un millar de personas. Son 22 municipios. Se trata de A Teixeira, Beade, Larouco, Baltar, Calvos de Randín, Chandrexa de Queixa, Gomesende, Lobeira, Manzaneda, Montederramo, Parada de Sil, Petín, Pontedeva, Porqueira, Punxín, Quintela de Leirado, A Veiga, Verea, Vilar de Santos, Vilariño de Conso y Xunqueira de Espadanedo.

Los casos más graves no están en Galicia, sino en las provincias de Soria, Burgos, Ávila, Zamora y Salamanca, todas de Castilla y León, donde más del 90% de sus localidades no sobrepasan los 1.000 empadronados.

La FEMP alerta de que en una década y media, 358 ayuntamientos españoles han pasado a engrosar la lista de localidades que no superan el centenar de habitantes y, por tanto, están en situación demográfica crítica y solo durante el año se unieron a esta clasificación unos 48 concellos. Por ahora, ninguno de ellos gallego ya que el de menos población es Negueira de Muñiz con 215 vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine