Feijóo acusa al transporte de "tomar a los niños como rehenes" para reforzar su huelga

Los sindicatos vuelven a plantar a la Xunta por no sumar a la negociación a la patronal - "Hay cosas raras", cree el presidente autonómico sobre el paro

23.06.2017 | 03:06
Andenes vacíos en la estación de autobuses de A Coruña durante la huelga de esta semana.

"Es inadmisible lo que hicieron con los niños: tomarlos como rehenes para hacer una huelga". El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acusó ayer al sector del transporte no solo de incumplir los servicios mínimos en las huelgas de martes y miércoles, sino de una práctica "gravísima" al dejar plantados a más de 67.500 alumnos sin su modo habitual de acudir a clase el primer día y otros 57.000 el segundo. En el caso escolar, los servicios mínimos marcados por la Xunta eran del 100% y el Ejecutivo ha anunciado ya apertura de expedientes, que podrían derivar en multas, por no respetarlos. "Nunca vi un incumplimiento masivo con esa intensidad", sostuvo.

La situación del transporte copó parte de la atención durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consello de la Xunta de ayer. Feijóo censuró la actitud de patronal y sindicatos y recordó que estos últimos habían sido convocados a una reunión ayer por la tarde a la que finalmente no acudieron. La prensa le preguntó si creía que se trataba de un cierre patronal encubierto, es decir, de un paro decidido unilateralmente por los empresarios y que seguirían de manera forzosa los empleados. "Para poder confirmar esa sospecha, creo que hay que ser prudente, se irá viendo en los próximos días", respondió, si bien dejó claro que "hay cosas raras".

En ese espectro situó la negativa sindical a reunirse con el Ejecutivo sin la presencia de las empresas, algo que, añadió, es contrario a lo habitual. UGT, Comisiones Obreras y CIG alegaron de nuevo ayer tras su plantón a la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y su equipo que solo admitirán una negociación que incluya a la patronal.

Feijóo rebatió asegurando que la Xunta vela por el empleo. "Garantizamos a los trabajadores que mantendrán sus puestos porque las adjudicatarias tendrán que subrogar las plantillas", expuso sobre un conflicto que podría paralizar de nuevo el transporte por autobús los próximos martes y miércoles, si bien el curso escolar concluye hoy.

El conflicto arranca de un fallo judicial. En 2010, la Xunta prorrogó por una década 129 concesiones de transporte de viajeros de las 143 existentes. El año pasado, el Tribunal Supremo anuló esa decisión porque incumplía el máximo de diez años para un contrato fijado por la UE. Muchas empresas desistieron de prestar un servicio que entendían deficitario y renunciaron a 69 concesiones, decisión que se hizo efectiva ahora cuando se iniciaba la confección del nuevo mapa de transporte.

La Xunta reelaboró el sistema para iniciar este mes su primera etapa, incluyendo como cambio la mezcla del transporte escolar y de viajeros en medio millar de rutas, y las empresas y sindicatos se alzaron en pie de guerra. Feijóo reiteró que la administración busca una solución precisamente a la renuncia de las empresas, y patronal y sindicatos piden empezar de cero el documento.

La prensa también cuestionó a Feijóo por una información ofrecida por la Cadena SER, según la cual, la Xunta adjudicó, tras concurso público, tres de los seis los estudios sobre la planificación del nuevo sistema de transporte por 438.898 euros a Iplan Movilidad, una empresa que también logró un contrato de asesoramiento externo en la materia con la administración. "¿Le parece ético que se adjudiquen los contratos para planificar transporte a una empresa de un asesor de la propia administración?", le preguntaron. "Eso es rotundamente falso", respondió el presidente de la Xunta.

Además, en este contexto, un autobús de la compañía Arriva, dedicado al transporte escolar, ardió en la madrugada de ayer en el concello coruñés de Valdoviño. La Guardia Civil investiga si está vinculado con la huelga, según Europa Press.

Por otro lado, Feijóo también alertó de la "cada vez más difusa frontera entre el PSOE y Podemos" tras el regreso de Pedro Sánchez al liderazgo de los primeros. "Sería muy malo para España borrar esa frontera, cada vez más difusa; ya lo empezamos a ver en el Parlamento gallego hace un mes y se confirma pleno a pleno", censuró tras señalar al líder de Podemos, Pablo Iglesias, como beneficiado por la victoria de Sánchez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine