Trabajo promete a la Xunta que "no va contra" familiares y amigos que ayudan en el campo

"Tenemos el compromiso de que la tradición gallega está salvaguardada", asegura Feijóo - El ministerio sostiene que solo realiza "controles rutinarios" en almacenes

29.09.2017 | 10:24
Decenas de personas recogen patatas en una finca.

Ayudar a los vecinos o familiares con las cosechas u otras labores no remuneradas en el campo no estará perseguido por la Inspección de Trabajo. Este es el compromiso que la Xunta tiene de la dirección general, según aseguró ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

El titular del Gobierno gallego afirmó ayer haberse sentido sorprendido por las inspecciones aleatorias durante las recogidas de patatas o de uva para las vendimias que denunció el sindicato Unións Agrarias.

Por ello, la Xunta se ha puesto en contacto con Inspección de Trabajo, que depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que afirma que "en ningún caso se va a ir en contra" de las personas que ayuden desinteresadamente a sus vecinos o familiares. Núñez Feijóo incidió en que esto es así también porque está permitido por el Estatuto de los Trabajadores.

El líder del Ejecutivo gallego se manifestó así preguntado por la apertura de expedientes por parte de inspectores del Ministerio de Empleo por el uso de personal no contratado en la recogida de patatas y en las labores de vendimia.

"Nos preocupó ese asunto (las inspecciones) porque nos sorprendió; nos pusimos en contacto con Inspección de Trabajo y ésta nos refiere que en ningún caso van a actuar contra vecinos y familiares que ayuden en estos trabajos", explicó, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, el jefe del Ejecutivo.

"Tenemos el compromiso de Inspección de Trabajo de que la tradición gallega está salvaguardada no solo por hábitos y costumbres sino porque entendemos que el Estatuto lo permite", afirmó el presidente gallego.

La norma, con rango de ley, excluye precisamente de su ámbito de acción los trabajos realizados "a título de amistad, benevolencia o buena vecindad", así como los de familiares hasta segundo grado siempre que no reciban a cambio una remuneración.

La Conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, pidió también el pasado miércoles al ministerio de Fátima Báñez que "sea consciente de la realidad gallega". "En mi casa, las patatas las recogen mis padres, los vecinos y hasta los niños. Es lo normal en el rural gallego", justificó.

El Ministerio de Empleo explicó a la Xunta que sus actuaciones en el campo gallego se ciñen a "controles rutinarios" a determinados almacenes grandes para comprobar si tienen jornaleros y si están "dados de alta". "En defensa de los trabajadores", calificó Feijóo.

En su denuncia pública, el sindicato Unións Agrarias aseguró que, en algunas ocasiones, los inspectores de Trabajo iban acompañados por efectivos de la Guardia Civil.

El presidente de la Xunta también animó a cualquier posible afectado por estas prácticas a contactar con el Gobierno gallego.

"Si hay algún familiar o algún vecino que quiera ayudar a alguien a hacer la vendimia o a recoger patatas y tiene algún problema con la Inspección de Trabajo tienen a la Xunta de Galicia a su disposición para esclarecer cualquier duda", aseguró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine