Casi 63.000 herederos eluden el impuesto de sucesiones el primer año de la reforma fiscal

La exención fiscal para legados de hasta 400.000 euros hace caer la recaudación en 41 millones. Facenda augura un mayor impacto este año

12.10.2017 | 17:28
Casi 63.000 herederos eluden el impuesto de sucesiones el primer año de la reforma fiscal

De ser una de las comunidades que más recaudaba por herencias, Galicia se ha convertido en uno de los territorios donde abrir un testamento en línea ascendente o descendente (padres, hijos, abuelos o cónyuges) ya no es un quebradero de cabeza por el desembolso económico que acarreaba. Y es que casi el 99% de los contribuyentes gallegos están exentos de tributación desde enero del año pasado. La reforma fiscal de la Xunta ha tenido su primer impacto en las cuentas de 2016, con 41 millones menos de ingresos que el ejercicio anterior por las casi 63.000 herencias tramitadas el año pasado y que pudieron evitar el pago del impuesto ya que el legado no superaba los 400.000 euros -excluida la vivienda habitual del fallecido-.

Esa cantidad es el límite fijado por el Gobierno gallego para que un heredero en la comunidad no tenga que rendir cuenta alguna con el fisco. Las herencias que superan ese importe solo tributan por la diferencia, mientras que antes de la reforma fiscal el techo estaba en 125.000 euros con la particularidad de que sobrepasada esa cuantía solo estaban exentos los primeros 18.000 euros.

Antes de la reforma, cada gallego que abría un testamento pagaba de media unos 6.000 euros. A modo de ejemplo y comparando con otras autonomías, un contribuyente de más de 25 años que antes del 1 de enero de 2016 heredase dos pisos y 30.000 euros en efectivo en el banco pagaba en Galicia casi 27.000 euros frente a los apenas 1.200 que tendría que tributar por esa misma herencia en Madrid. Con la reforma fiscal de Facenda, el desembolso en la comunidad gallega es cero.

Hasta un total de 62.793 contribuyentes no pagaron el año pasado el impuesto de sucesiones, según informó ayer en su comparecencia en el Parlamento la directora de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga), María Victoria González. Si la reducción en los ingresos por las rebajas fiscales ya es notable en el primer año de la aplicación de la reforma (41 millones menos respecto a 2015), el impacto será mayor este 2017, tanto por el plazo dado para la liquidación de las herencias como por la rebaja fiscal aprobada en el tramo autonómico del IRPF, que benéfica al 98,5% de los contribuyentes, tal y como destacó la directora de Atriga.

Mayor impacto en 2017

El principal motivo de esta tendencia al alza en el alcance de la reforma de Facenda es que al cien por cien de las herencias liquidadas este año se le aplicará la rebaja de impuestos, algo que no ocurrió el año pasado ya que se liquidaron herencias de ejercicios anteriores no sujetos al cambio fiscal. Desde el momento del fallecimiento, el plazo para liquidar el impuesto de sucesiones es de seis meses. La previsión para este año, tal y como recogen los presupuestos autonómicos, es que se recaude por este concepto 136,5 millones de euros, un 8% menos que el año pasado y casi un 25% menos que en 2015, el ejercicio anterior a la entrada en vigor de la reforma fiscal.

La exención a los contribuyentes con herencias de hasta 400.000 euros ha roto la tendencia al alza de los últimos años en la recaudación por sucesiones, con la excepción del periodo 2014-2015, que pasó del récord en la comunidad, con más de 251 millones de euros a 181. 2012 y 2014 fueron dos ejercicios excepcionales para las arcas autonómicas en os ingresos por sucesiones. ¿El motivo? Los dos planes especiales de control tributario puestos en marcha por la Consellería de Facenda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine