Los policías en el infierno de Chandebrito: "La carretera era un túnel de llamas"

Los agentes que asistieron a la parroquia de Nigrán en la que murieron dos mujeres explican los momentos de tensión vividos en un operativo en el que destacan que sin la gente habría acabado en "una tragedia mayor"

19.10.2017 | 13:51

Cuatro días después de que la ola de incendios del sur de Galicia convirtiese en un infierno Chandebrito, parroquia de Nigrán en la que murieron dos amigas, dos mujeres de 86 y 78 años, abrasadas en la furgoneta en la que huían de las llamas.

Allí, 16 policías nacionales de la comisaría de Vigo que acudieron voluntariamente para participar en las tareas de evacuación, pero sobre todo 10 de ellos, acabaron acorralados por el fuego. Dos de ellos, el subinspector Gabriel y el agente Marcos, relatan en primera persona una intervención que tardarán mucho y en olvidar.

"El día se hizo noche", explica el subinspector que dirigía el operativo en Chandebrito al que, como el resto de sus compañeros, acudió de forma voluntaria. Marcos, uno de los agentes que tuvo que volver cuando procedían a la evacuación al verse acorralados por las llamas describe gráficamente el terror que vivieron en la carretera de huída: "Era un túnel de llamas". Ambos coinciden en que ese día, sin la colaboración ciudadana todo habría acabado en una "tragedia mayor".


Cuando llegaron al lugar vieron que estaba "completamente rodeado  de masa forestal", por lo que, ante los vientos fuertes que "hacían  prever lo peor", empezaron a desalojar las viviendas más próximas a  las llamas.

Llamas de más de 20 metros


Cuando llevaban casi dos horas desalojando, ha indicado, la  situación "empeoró" y vieron que las llamas rodeaban el poblado. Así,  comprobaron posibles vías de escape, empezando por la carretera por  la que habían accedido, por el Monte Alba, pero descubrieron que  llamas de "más de 20 metros de altura" impedían su salida por allí:  "Habíamos esperado demasiado" para evacuar.


Acto seguido, el subinspector vio a un todoterreno con agentes  forestales, que le indicaron que el acceso de Fragoselo estaba  "totalmente impracticable", por lo que "la única vía por explorar era  la carretera de Camos". Fue así como una avanzadilla con estos  bomberos y tres dotaciones policiales se metieron por esa carretera,  mientras los demás aguardaban para saber si la carretera era viable.


Según ha explicado, cuando llevaban alrededor de un kilómetro  bajando por esa carretera -que tenían que recorrer a una velocidad  muy baja, para evitar salirse de la vía-, "la visibilidad era escasa  pero se podía bajar", por lo que llamó por el equipo de  telecomunicaciones a las dotaciones agrupadas para darles luz verde.

Miedo a "lo peor"

No obstante, rápidamente "la situación volvió a cambiar" y se  encontraron "en un túnel de llamas", con fuego a los dos lados de la  carretera y pavesas y hojas ardiendo que "volaban e impedían ver la  carretera". Además, los vehículos "empezaron a resentirse" y les dio  "miedo" que no respondiesen y "pasase lo peor".


Por eso, decidió volver a contactar con las cinco dotaciones  policiales y les indicó que retrocediesen: "Es un infierno y no vamos  a poder salir". Mientras éstas retrocedían, a la avanzadilla no le  quedó "más opción" que seguir hacia adelante, pues también empezaron  a caer ramas y árboles por donde habían pasado. "La única salida era  ir hacia delante", ha remachado.

Y "vuelta al infierno"

Las cinco dotaciones que habían quedado en la retaguardia, así  como los vecinos que se habían sumado con sus vehículos al convoy,  recibieron el aviso después de haber recorrido un kilómetro, que se  hizo "muy largo", por lo que tuvieron que hacer "bruscamente un  cambio de sentido en una vía muy estrecha" y se encontraron con "un  embotellamiento", ha explicado el agente Marcos.

100 grados de temperatura


"La situación era de pánico brutal: Coches envueltos en  llamas, el fuego entraba en horizontal por debajo por las rachas de  viento, las temperaturas de los paneles marcaban casi 100 grados...",  ha manifestado. En ese marco, ha indicado que un vehículo policial  logró "ir abriendo vía", con señales acústicas para que la gente  reaccionase, ya que "salir del vehículo habría sido vital".


Entonces, se emprendió el regreso, "caótico" y despacio, puesto  que la vía es sinuosa, había baja visibilidad, con las llamas se  había perdido la línea de la carretera y la percepción del entorno  "por completo", y los neumáticos empezaban a arder. "Si había una  salida de vía, la situación era vital", ha insistido.


Pese a que tuvieron "muchísima dificultad", llegaron a lo alto del  poblado y se establecieron en "una zona con nula visibilidad y mucho  humo" que, sin ser conocedores del terreno, consideraron la más  segura. "Creíamos que sí, y a la postre fue así, pero seguíamos en  peligro inminente, las cenizas incendiaban sitios cercanos y tuvimos  que seguir evacuando a gente", ha apostillado.

Dos horas eternas

Durante dos horas, que "se hicieron eternas", aguantaron  oxigenándose "dentro de los vehículos de vez en cuando para poder  respirar", si bien comenzaron a sufrir síntomas de intoxicación  -mareos, náuseas...- por la exposición prolongada al humo.


No obstante, sobre las 22,00 horas logró subir "con muchísimo  peligro" el inspector de incidencias y además empezaron a respirar  mejor "gracias al viento, que al principio iba en contra pero en ese  momento ayudaba porque abría bolsas de aire". Pese a la mejoría en la  situación, hasta las 00,30 horas "nadie pudo acceder" y ellos no  pudieron salir de la zona.


Una vez que hubo una vía apta para salir, ha manifestado que  dieron una vuelta por el pueblo y avisaron a los vecinos de que iban  a proceder a la evacuación, por lo que particulares les acompañaron  por la carretera, que aunque "seguía siendo peligrosa" ya no era  "totalmente impracticable.


Preguntado por si las dos mujeres que fallecieron en una  furgoneta atrapadas por las llamas iban en el convoy que por la tarde  intentó escapar del lugar y tuvo que regresar, el agente ha  considerado que "si pudiera haber ocurrido así", ya que cuando los  efectivos policiales intentaron salir, muchos vecinos "con total  raciocinio" y lógica, se sumaron a ellos.


En todo caso, en relación con esto, ha hecho hincapié en que los  agentes velaron tanto por su seguridad como por la de los civiles,  "pero las condiciones de visibilidad impedían que lo --controlasen--  todo".


"La Policía Nacional se persona allí para salvar vidas,  olvidándonos de nuestra propia integridad y anteponiendo la de los  vecinos, y lo que más nos duele es haber perdido esas vidas", ha  incidido, antes de trasladar que lamentan "muchísimo" el  fallecimiento de las dos mujeres. "Nos duele, es lo que más nos  duele", concluye

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine