Ola de incendios

Las ayudas de la Xunta para reparar casas alcanzarán un tope de 100.000 euros

Aportará para el alquiler de otra vivienda hasta 450 euros al mes - Medio Rural eleva las franjas de seguridad de los árboles pirófitos

22.10.2017 | 04:04
Dos vecinos de la localidad ourensana de Melón en el interior de su vivienda calcinada por las llamas.

Casi 100.000 euros será la cantidad máxima que la Xunta aportará a los afectados por los incendios forestales de los pasados días 14, 15 y 16 para recuperar sus viviendas habituales. En caso de que el daño se produjese en inmuebles de uso ocasional, la cuantía rondará los 40.000 euros, más otros 3.000 que podrán solicitarse para cubrir desperfectos en construcciones aledañas como galpones, hórreos o invernaderos para autoconsumo y daños en ajuar doméstico.

La Xunta detalló ayer algunos importes de las ayudas que aprobó de manera urgente el jueves. Entonces, el Ejecutivo autonómico anunció que aportaría fondos para la reparación del 100% de las residencias habituales de los afectados, con un límite del 75% del precio de una vivienda de protección en la localidad donde estuviesen ubicadas. El máximo será de "cerca de 100.000 euros", desveló ayer la Xunta a través de un comunicado. La orden para habilitar esos fondos será publicada "en los próximos días", aunque el plazo para solicitarlos será hasta 2020. Además, serán "complementarias" de las posibles indemnizaciones de las compañías de seguros que reciban quienes contasen con una póliza que cubra los efectos de unos fuegos que calcinaron más de 35.000 hectáreas, convirtiendo este año en el peor de la última década, y que causaron la muerte de cuatro personas. Sus familiares recibirán una compensación de 75.000 euros.

Las ayudas autonómicas también abarcarán el pago del alquiler para quien no pueda ocupar su casa. La última cifra de la Xunta estimaba en 2.500 los desalojados por la ola de incendios. El Ejecutivo pagará hasta 450 euros durante dos años y otros 600 para formalizar la fianza y las altas de suministro de agua o electricidad.

Por otro lado, la Consellería de Medio Rural elevará de 30 a 50 metros la franja en que están vetadas las especies arbóreas pirófitas (eucaliptos o pintos, por ejemplo) en los lugares de mayor riesgo, como es el norte de las provincias de A Coruña y Pontevedra. También se obliga a una distancia mínima de 10 metros entre eucaliptos y pinos cerca de las casas.

Los cambios serán introducidos a través de la Lei de Acompañamento de los presupuestos y comprenden la opción de poder acceder a fincas sin dueño conocido o localizado para limpiar la maleza, como adelantó ayer este periódico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine