07 de abril de 2018
07.04.2018

Galicia afronta otro fin de semana con lluvias que se prolongarán una semana más

La borrasca deja rachas de viento de 101 km/h en Vimianzo y 34 litros en la zona de Lousame - Toda la costa estará hoy en alerta amarilla

07.04.2018 | 09:44
Las olas batieron ayer con fuerza en el Orzán.

Tras el espejismo primaveral que supuso la jornada del jueves, ayer la inestabilidad regresó a Galicia y se prevé que se quede durante hoy y mañana y buena parte de la próxima semana.

La llegada ayer de una nueva borrasca desde el Atlántico dejó fuertes vientos en el litoral, con rachas de más de 80 kilómetros por hora que activaron el aviso amarillo en A Mariña y A Coruña y que alcanzaron los 101 km/hora en Vimianzo. En Cuntis el viento llegó hasta los 91,3 km/h, la misma racha registrada en Cedeira. En cuanto a las precipitaciones, en las primeras horas de ayer se acumularon cantidades significativas en localidades de la provincia de A Coruña como Lousame (34 litros por metro cuadrado), Santa Comba (27,3), Rois (24,8) o Boiro (24,3).

La previsión no cambia este sábado, en el que se mantendrá el aviso amarillo por olas en todo el litoral gallego de 4 a 5 metros de altura. Además, se prevén chubascos que serán más probables en el oeste por la mañana y en el este por la tarde. A medida que avance el día se espera la apertura de grandes claros aunque persistirán las lluvias. La jornada, caracterizada por la entrada de aire frío en las capas altas de la atmósfera, traerá viento moderado y bajarán las temperaturas mínimas mientras que las máximas continuarán sin cambios o con ligeros ascensos. Este nuevo episodio húmedo y frío dejará inestabilidad, abundantes lluvias y un acusado descenso de las temperaturas de hasta cinco grados por debajo de los valores normales durante, al menos, los próximos siete días.

Fin a la prealerta por sequía

Tras meses de lluvias persistentes, la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y la Oficina Técnica de la Sequía propusieron ayer la vuelta a la situación de normalidad y abandonar la situación de prealerta de los últimos meses. Los embalses de la costa acumulan ya un 20% más de agua que la media de la década y las reservas en Cecebre alcanzan el 70%, casi cuatro puntos más que hace un año.

El responsable de la demarcación Miño-Sil, Francisco Marín, explicó que gracias a un marzo muy lluvioso los embalses se encuentran a un "81% de capacidad" y los caudales circulantes están ya al "doble" de la media tras una precipitación acumulada en los primeros seis meses del año hidrológico "mayor que la media de los últimos 30 años". La demarcación ha recogido en estos seis meses 830 litros y 890 en la parte gallega cuando el año pasado se recogieron 467 en este mismo periodo tras un mes de marzo que se ha situado como el segundo más lluvioso de toda la serie histórica.

Para Marín, lo ocurrido este año viene a evidenciar "los efectos del cambio climático" lo que hace necesario "modificar los protocolos", tras este año que destaca por "su irregularidad" al combinar "meses secos" con otros donde "cae el diluvio universal". También avanzó que abril volverá a ser "lluvioso" y mayo, "normal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine