A CORUÑA

Lo que la mancomunidad podría ser

A Coruña pide conferir más peso institucional al nuevo ente y estudia qué ámbitos consorciar - La ley permite gestionar desde planeamiento urbanístico hasta rehabilitación de edificios

27.08.2015 | 15:44
El presidente del Consorcio y el alcalde de A Coruña, en su primera reunión, en María Pita.

Gestión en urbanismo, viales o rehabilitación de edificios. La mancomunidad podría convertirse en algo más que un ente que dé encaje legal a la actividad del moribundo Consorcio As Mariñas y asumir nuevas competencias. El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, muestra "indudable voluntad" de sumarse al proyecto metropolitano, pero adelanta que estudiará con calma qué asuntos gestionar con los concellos de la comarca y apuesta por conferir más peso institucional al nuevo ente de modo que tome carácter "político" para desarrollar el área metropolitana, en lugar de limitarlo a consorciar servicios. El Consorcio ha apuntado en varias ocasiones la posibilidad de ampliar los actuales ámbitos de gestión, entre los que destacan la gestión de los residuos, la lacería o los servicios sociales. La Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que rige las mancomunidades, prevé diversidad de competencias para estas instituciones, algunas que abrirían la vía por la que quiere caminar Ferreiro, como el urbanismo.

La norma, cuya aprobación originó la disolución del Consorcio y la conformación de la mancomunidad, recoge entre los posibles objetos sociales de las mancomunidades el planeamiento, gestión, ejecución y disciplina urbanística y la protección y gestión del patrimonio histórico; la promoción y gestión de la vivienda de protección pública con criterios de sostenibilidad financiera; la conservación y rehabilitación de la edificación; o el medio ambiente urbano, "en particular, parques y jardines públicos, gestión de los residuos sólidos urbanos y protección contra la contaminación acústica, lumínica y atmosférica en las zonas urbanas". La ley de administración local recoge también entre los posibles objetos sociales que la ley permite tener a las mancomunidades figuran también el abastecimiento de agua potable a domicilio y la evacuación y tratamiento de aguas residuales; la infraestructura viaria y otros equipamientos de su titularidad; la evaluación e información de situaciones de necesidad social y la atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social; Policía Local; Protección Civil; prevención y extinción de incendios; tráfico, estacionamiento de vehículos y movilidad; transporte colectivo urbano; o información y promoción de la actividad turística de interés y ámbito local. El nuevo ente comarcal puede también gestionar la protección de la salubridad pública; cementerios y actividades funerarias; promoción del deporte e instalaciones deportivas y de ocupación del tiempo libre; promoción de la cultura y equipamientos culturales; participar en la vigilancia del cumplimiento de la escolaridad obligatoria; conservación, mantenimiento y vigilancia de los edificios de titularidad local destinados a centros públicos de educación Infantil, Primaria o Especial; promoción de la participación de los ciudadanos en el uso eficiente y sostenible de tecnologías de la información; o alumbrado público.

En la actualidad, los nueve ayuntamientos del Consorcio comparten lacería, recogida y gestión de basura y servicios sociales, además de iniciativas de promoción del cooperativismo, prevención de la violencia de género, salud mental, inserción sociolaboral y actividades deportivas o culturales. El ente comarcal afirmó en varias ocasiones que se planteaba ampliar la gestión a asuntos como la grúa y los servicios de emergencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine