A CORUÑA

Accidente Rally Coruña: Incógnitas por despejar

La Justicia dictaminará si el tramo, en Carral, del accidente en el Rally de A Coruña cumplía las medidas de seguridad - Testigos discrepan a la hora de evaluar el dispositivo

08.09.2015 | 18:13
La Guardia Civil insepcciona el coche tras el accidente.

Las flores se acumulan en la cuneta de Paleo en que se dejaron la vida siete personas, dos de ellos menores, que presenciaban el Rally de A Coruña. Las muestras de dolor se multiplican conforme pasan los días, al igual que las incógnitas en torno a la mayor tragedia registrada en el deporte español seguida de la que tuvo lugar en el circuito de Montjuic en 1975 y que se saldó con cinco víctimas mortales.

El Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña ha abierto diligencias para intentar arrojar luz sobre lo ocurrido y dirimir posibles responsabilidades. Será la Justicia la que determine si la organización del evento cumplió o no las medidas de seguridad preceptivas y si se respetaron las distancias de seguridad que establece el protocolo. El testimonio del piloto, aún sin fecha a la espera de que se recupere del shock, podría resultar crucial para aclarar lo sucedido.

TESTIMONIOS DISPARES. Los testigos del accidente difieren a la hora de pronunciarse sobre si el tramo de Paleo cumplía las medidas de seguridad. Varias personas afirman que el efectivo de Protección Civil instó varias veces al público a alejase de la carretera; otros, en cambio, afirman, que la Guardia Civil ordenó despejar solo la zona de enfrente, que era la que se preveía peligrosa dado que el accidente se produjo en un tramo recto tras una curva y todo indicaba a que la inercia proyectaría el coche hacia la izquierda, justo enfrente al lugar donde se registró el accidente. La Dirección General de Tráfico sostiene que se "comprobó la seguridad del rally" y que "todo era correcto" y agentes del instituto armado atribuyen a una "fatalidad" lo ocurrido.

DISTANCIAS DE SEGURIDAD. La Justicia tendrá la última medida a la hora de dictaminar si la prueba, este tramo en concreto, el público se encontraba a la distancia preceptiva de seguridad y si ésta estaba correctamente delimitada. La Federación Española de Automovilismo explicó ayer que, según sus protocolos (que no vinculan a la Federación Gallega), la distancia de la carretera al público debe ser de 25 metros como mínimo, aunque puede ser inferior en función de la orografía. En una entrevista para la Cadena Ser, su presidente, Arturo Fernández de la Fuente, precisó que se trata de criterios orientativos.

UNA SALIDA DE VÍA CONTRARIA A LA INERCIA. La investigación deberá también aclarar los motivos por los que el piloto, Sergio Tabeayo, perdió el control del Peugeot 206XS y por qué el vehículo se precipitó al lado contrario al que se preveía por la inercia. Todo apunta a que este joven conductor de la escudería Lalín Deza metió la rueda delantera en la cuneta cuando enfilaba la recta y al intentar enderezar el coche se precipitó a la derecha hasta perder el control y arrollar a los espectadores. El juzgado todavía no ha fijado fecha para interrogar a este experimentado piloto que, según fuentes de su entorno, está "destrozado".

Sin entrar en conjeturas, expertos del automovilismo, políticos y allegados de las víctimas y efectivos de seguridad coinciden en la necesidad en que este episodio propicie una reflexión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine