A CORUÑA

Bomberos: 231 días de huelga invisible

La plantilla de los parques es tan ajustada que los servicios mínimos obligatorios coinciden prácticamente con los de una jornada ordinaria y convierten en simbólico el parón

04.11.2015 | 01:34
Protesta de los bomberos comarcales en 2013.

Como medida de presión, la efectividad de la huelga de los bomberos es más que dudosa, pero en opinión de los efectivos, refleja mejor que ningún lema la precariedad de los parques comarcales. Y es que los turnos ordinarios coinciden prácticamente con los servicios mínimos: tres por guardia.

Los efectivos de los diez parques comarcales de A Coruña, al igual que el resto de sus compañeros de Galicia, llevan 231 días de parón para exigir, entre otras mejoras, un convenio marco, la homogeneización de las condiciones laborales y la ampliación de la plantilla.

¿En qué se nota la huelga? Prácticamente en nada. Los efectivos argumentan que no están dispuestos a poner en riesgo la cobertura de un servicio básico y esencial como el de las emergencias con una huelga que resultase más efectiva pero que podría tener consecuencias irreparables.

Los parques comarcales continúan su día a día con normalidad y lo único que da un poco de visibilidad a la huelga es la negativa de los efectivos a participar en servicios extraordinarios como visitas a empresas para colaborar en cursos de formación o simulacros.

La escasa repercusión del parón hace que la Administración pase de puntillas sobre un debate que lleva años sobre la mesa y que ha sido el trasfondo de pasadas huelgas (la anterior duró 500 días) e innumerables protestas: el rescate del servicio. El debate apenas ocupa espacio en la agenda política y los gobiernos han intentado hasta ahora reducir las reivindicaciones a un conflicto laboral sin abordar el trasfondo, el modelo de emergencias.

Galicia es una de las pocas comunidades autónomas que apostó por privatizar los parques comarcales. Un conglomerado de empresas se encarga de prestar este servicio básico y esencial. Desde la Mesa Intersindical de Bomberos denuncia que la decisión del Ejecutivo gallego no solo ha precarizado el servicio sino que ha creado "ciudadanos de primera y de segunda"

Los efectivos critican que mientras que la Administración asume directamente la gestión de las emergencias en las ciudades, deja en manos de una empresa la cobertura de las comarcas. Esta distinción no solo lleva aparejada salarios inferiores, sino también menos efectivos por turno, solo tres, para cubrir áreas de gran extensión. Los bomberos de la comarca, al tratarse de efectivos contratados por una empresa, carecen además de la consideración de agentes autoridad, indispensable para tomar decisiones como evacuar un edificio.

El nuevo Gobierno provincial (PSOE y BNG) se ha comprometido a estudiar la viabilidad de rescatar el servicio, en prórroga tras la anulación del concurso convocado por el anterior Ejecutivo. La Xunta, parte del Consorcio Provincial Contraincendios, ha rechazado hasta ahora la gestión directa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine