Concellos critican la falta de coordinación en las ventas de los polígonos gallegos y estatales

Municipios con parques empresariales de Sepes exigen "que se equiparen los precios" con los de la Xestur - Las empresas públicas ofrecen rebajas de entre el 20% y el 50%

30.11.2015 | 02:08
Concellos critican la falta de coordinación en las ventas de los polígonos gallegos y estatales

La descoordinación en la planificación ha provocado una sobreoferta de suelo industrial

Apenas diez minutos por carretera separan los polígonos de Morás y A Laracha. Pese a la escasa distancia y de la similitud de las conexiones y de servicios ofertados, los precios de los terrenos varían considerablemente.

La empresa pública Xestur, dependiente de la Xunta, ofrece una parcela en el parque empresarial de Arteixo de 2.700 metros cuadrados a 130 euros el metro cuadrado frente a los 160 euros que pide SEA (la firma participada en un 85% por el Estado y en un 15% por la Xunta).

La diferencia entre los precios, que se han ampliado con bonificaciones por parte del Gobierno gallego que alcanzan hasta llegan en algunos casos hasta el 50%, ha propiciado las críticas de los concellos con suelo industrial de titularidad estatal, que se consideran en "clara desventaja" con los de promoción autonómica.

En una entrevista concedida a este diario el pasado domingo, el alcalde larachés, José Manuel López Varela (PP), reclamaba igualdad en las bonificaciones y ofertas para que las empresas se instalen en los parques empresariales que salpican la provincia. "El problema es que la Xunta toma medidas como la rebaja del 50% en sus polígonos. A Sepes y SEA le planteamos que hagan lo mismo. Debe haber un acuerdo para que no haya diferencias en los precios de suelo industrial entre Xestur y Sepes. Hay que equiparar precios", incidía el regidor.

No es la primera vez que surgen críticas por la descoordinación entre Xunta y Estado para deshacerse de su suelo industrial en stock. La misma falta de planificación conjunta guió el desarrollo de suelo industrial durante los años previos a la crisis, en los que las administraciones admiten que "se hicieron polígonos con una demanda más política que de mercado", como admitía hace unos años la directora de la Sepes, Lucía Molares, en una entrevista a este periódico.

La crisis mermó considerablemente las expectativas de ocupación de los parques empresariales, que fueron inaugurados con unos índices de actividad muy bajos y que no han conseguido revertitr la tendencia en los últimos años. El parque empresarial de A Laracha, con una ocupación que ronda el 15%, está en una situación similar a la del resto de los parques promovidos por SEA para combatir el chapapote del Prestige; los de Cee, Malpica o Vimianzo están prácticamente vacíos y tampoco encuentran compradores pese al plan de descuentos de entre el 15 y el 25%.

Otro de los parques que no ha cumplido ni de lejos las expectativas que se manejaban durante su proyección ha sido el de Teixeiro, que abrió sus puertas hace más de una década. El Ayuntamiento de Curtis, al igual que los de A Laracha y otros concellos de A Costa da Morte, han solicitado a Sepes igualdad en las bonificaciones y rebajas.

El Estado descartó recientemente descuentos más allá del 20% al entender que incrementar más las bonificaciones no daría para cubrir ni la mitad de los costes de construcción. Sepes se ha manifestado hasta ahora en contra de "bajar los precios sin más" al considerar que solo consiguen "depreciar el precio del suelo" y ha optado por campañas puntuales.

La campaña autonómica Tú pones el techo, nosotros el suelo tampoco ha dado los resultados previstos en la comarca. Al igual que la de metros cuadrados a precios redondos. El polígono de Morás, con 1,5 millones de metros cuadrados, sigue sin conseguir compradores. La falta de ventas llevó a la Xunta a paralizar durante tres años las obras y para el presupuesto de 2016 solo consigna un millón de euros.

Aunque las bonificaciones, con descuentos de hasta el 50%,son considerablemente mayores a las que ofrecen las empresas públicas estatales, Morás sigue siendo un páramo. A este parque empresarial le ha pasado factura la competencia privada. El polígono, que debía dar servicio al puerto exterior, ha sido relegado por el de Vío, que ha sido nombrado base logística de Langosteira. Su futuro, pese a los elevados descuentos, sigue en el aire.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine