A CORUÑA

Medio Ambiente amplía hasta julio el plazo para definir el dragado de la ría de O Burgo

El Ministerio presentó su propuesta de recuperación en la campaña de las generales - Acaba de comunicar la prórroga a los alcaldes pese a que fue solicitada en septiembre

05.01.2016 | 11:20
Imagen de la reunión de la mesa de la ría de O Burgo celebrada ayer.

Claves

  • Nueve meses. Es el plazo de ampliación otorgado por el’ departamento del Ministerio de Medio Ambiente encargado de estudiar y responder a las alegaciones, finalizando el 21 de julio
  • Mesa de la ría. La mesa de la ría, integrada entre otros por los municipios del estuario, interpreta que el aplazamiento al 21 de julio se refiere al plazo para presentar las alegaciones
  • Alegaciones. Aunque no están todavía definidas, la mesa de la ría prevé presentar alegaciones para reclamar más presupuestos para el dragado o protección económica a los mariscadores

El Ministerio de Medio Ambiente pospone al 21 de julio el plazo para definir el proyecto de dragado de la ría de O Burgo. Así lo ha comunicado un departamento ministerial a los miembros de la mesa de la ría en una notificación en la que indica que se concede hasta esta fecha como límite para presentar el estudio de impacto ambiental, el documento técnico del proyecto y la respuesta a las alegaciones presentadas. La mesa de la ría, reunida ayer, interpreta que este cambio supone un aplazamiento hasta julio del periodo para presentar alegaciones. El Gobierno les informará de los plazos concretos en próximos días

El Ministerio de Medio Ambiente fija el 21 de julio como la fecha límite para tener definido el proyecto de dragado de los lodos de la ría de O Burgo. Así se lo notificó ayer la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural a los municipios que integran la mesa de la ría, conformada por A Coruña, Cambre, Culleredo y Oleiros, la Universidade da Coruña (UDC), la Cofradía de Pescadores y la plataforma en defensa del estuario.

La notificación, a la que ha tenido acceso este diario, marca esta nueva fecha como límite para la entrega del "estudio de impacto ambiental, el documento técnico del proyecto y el resultado de la información pública", lo que incluye no solo las alegaciones sino la respuesta a las mismas realizada por la administración. La modificación de estas fechas implica una ampliación de nueve meses en el plazo después de la petición de aplazamiento realizada por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar el 14 de septiembre, cuando se agotaban los 18 meses de que disponía para presentar el plan de dragado, con la respuesta a las alegaciones.

El proyecto de dragado se publicó el pasado 11 de diciembre, nueve días antes de la cita con las urnas para las elecciones generales del 20-D. Pasadas las elecciones, el Gobierno ha comunicado a los alcaldes la prórroga de nueve meses, otorgada ahora, pero solicitada el pasado septiembre.

El plazo inicial para presentar estas enmiendas finalizaba el 19 de enero, de acuerdo con el anuncio publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 11 de diciembre, que abría un plazo de exposición pública de 30 días hábiles. Los integrantes de la mesa habían reclamado una ampliación extraordinaria de 15 días dada la complejidad del documento y la presencia de las vacaciones de Navidad en el ecuador del proceso pero, al menos hasta ayer, el BOE no publicó ningún anuncio modificando el plazo para alegar.

Diferente interpretación

Este punto, el del plazo de alegaciones, generó ayer discrepancias de interpretación entre los integrantes de la mesa de la ría y otras fuentes próximas al Gobierno central. Los primeros interpretaron, que la notificación de Medio Ambiente ampliaba al 21 de julio el periodo de exposición pública del proyecto, es decir, el plazo que tienen para presentar alegaciones.

Fuentes próximas al Gobierno central informaron ayer a este diario de que, en vista de la confusión generada, los cambios en los plazos serán comunicados pormenorizadamente a los municipios de la mesa de la ría "en los próximos días", si bien sí anticiparon que habrá cambios en el periodo de alegaciones reservado a ayuntamientos.

La interpretación de los integrantes de la mesa de la ría llegó al punto de que ayer no se acabaron de definir las alegaciones conjuntas que se presentarán, al entender que todavía tienen seis meses de plazo. Por ello, convocaron una reunión para inicios de febrero para continuar con las deliberaciones.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, reprobó lo que, interpreta, se trata de un aplazamiento del periodo de alegaciones. Seoane calificó el cambio de "tomadura de pelo", en declaraciones a una emisora local, y se mostró pesimista sobre el nuevo calendario del dragado. "Las instituciones merecen más respeto", recalcó.

A pesar de que todavía no están definidas, lo miembros de la mesa ya saben sobre qué pilares se asentarán las alegaciones que presentarán. Reclamarán una protección económica para los mariscadores, ya que entienden que no será "compatible" la labor extractiva con los trabajos de dragado, que es la opción que contempla el proyecto.

"Tal y como viene redactado el proyecto, lo más probable es que no se puedan realizar al mismo tiempo los trabajos de extracción del marisco, por la salubridad del producto, y las obras de dragado", afirmó Baldomir, que añade como prueba de ello el hecho de que el proyecto recoja la prohibición del baño en una zona de Santa Cristina. "En el proyecto dice que van a meter maquinaria pesada en O Caínzo, As Maruxas Grandes y As Maruxas Pequenas porque la draga no llega a esas zonas", recordó Baldomir que, alertó de que la contaminación, con las subidas y bajadas de la marea va a estar "en suspensión en el agua" y prevé que el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) va a a "cerrar" el estuario.

Otra alegación tendrá que ver con el presupuesto consignado por el Gobierno central para el desarrollo de los trabajos. Los miembros de la mesa consideran que los presupuestos generales del Estado, que prevén una inversión de siete millones de euros en cuatro años -uno en 2016, dos en 2017, dos en 2018 y otros dos en 2019- recogen una cantidad "insuficiente" para ejecutar el dragado, teniendo en cuenta que el proyecto sobre el que se basa esta obra sitúa el coste en unos 46,3 millones de euros. "Las cuentas no cuadran", sentencia el portavoz de los mariscadores.

Las garantías medioambientales con que se ejecute el proyecto será otro de los frentes. La mesa de la ría tiene dudas sobre el futuro de los lodos que serán confinados, sobre la resistencia del material que los proteja con el paso de los años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine