Unidos por un 'ramalillo' del siglo XXI

Exigen a Renfe que cuente con ellos - El pleno municipal coruñés aprueba por unanimidad demandar a Fomento inversión para la línea de A Coruña a Ferrol -

12.02.2016 | 10:01
De izda. a dcha. y empezando por arriba, los alcaldes de Betanzos, Bergondo, Miño, Cambre, Culleredo y Abegondo.

Hace tres años que el Ramalillo, como se conoce popularmente la línea ferroviaria Betanzos-Ferrol, cumplió cien años. Para conmemorar su aniversario, un convoy antiguo recorrió los 42 kilómetros de este antiguo camino de hierro con paradas en Infesta, Betanzos ciudad, Paderne, Miño, Perbes, Pontedeume, Cabanas, Franza (Mugardos), Barallobre (Fene), Perlío (Fene), Neda y Ferrol.

Los festejos para conmemorar el pasado 5 de mayo de 2013 el centenario del Ramalillo tuvieron para muchos de los presentes un regusto fúnebre, como unas multitudinarias y solemnes exequias en unos andenes habitualmente desiertos. Y es que actualmente esta línea apenas tiene movimiento, sus estaciones están casi todas cerradas y los apeaderos, sin personal. Nada que ver con la etapa dorada de este tren, el de la fresa, que llegó a tener 250.000 pasajeros al año.

La nueva reordenación de frecuencias aprobada por Renfe en la línea A Coruña-Ferrol ha acrecentado el malestar de los alcaldes de la comarca, que han dejado a un lado sus siglas para crear un "frente común" en demanda de un tren de cercanías. Los cambios en la línea y la implantación de unos horarios intempestivos, con salidas a las 5.55 y las 13.25 horas hacen prácticamente inviable su uso para desplazamientos laborales o por estudios, debido también a la falta de líneas de vuelta a horas demandadas.

Los regidores de Betanzos, Bergondo, Miño, Culleredo Cambre, A Coruña, Ferrol y el Consorcio As Mariñas se han subido nuevamente al tren reivindicativo en demanda de un servicio de cercanías que realice una función similar a la que prestaba el popular y añorado Ramalillo a la comarca betanceira y ferrolana. Todos recurren al símil de la "pescadilla que se muerde la cola" para explicar la lenta agonía de las líneas de media distancia en Galicia. "Renfe recorta frecuencias alegando que no son rentables porque no hay suficientes pasajeros y cuanto más recorta, más descienden los pasajeros", resume el alcalde de Betanzos, el socialista Ramón García.

La demanda no es nueva. La implantación de un tren de cercanías es una antigua demanda de la comarca, defendida insistentemente por políticos del PSOE, BNG y PP y la que se han sumado desde el principio nuevas formaciones, como Anova, Compromiso por Galicia o las mareas. Varias de estas formaciones forman parte de la Plataforma en Defensa do Tren A Coruña e As Mariñas, que aglutina a diversos colectivos ciudadanos.

Sobran motivos, en opinión por los alcaldes de la comarca consultados ayer, para apostar por un "transporte limpio, rápido y económico" que reduzca la dependencia del coche y que comunique los pueblos con las ciudades. Todos los alcaldes apoyan la demanda del ente supramunicipal de As Mariñas de crear un consorcio de transporte que coordine las necesidades de movilidad de la comarca y establezca una estrategia conjunta.

"Los cambios condenan la línea a la extinción", lamentaba ayer el alcalde de Betanzos, el socialista Ramón García. Este regidor ha demandado en numerosas ocasiones un servicio ferroviario "en condiciones" que proporcione a los ciudadanos una alternativa al uso del vehículo particular y que contribuya a descongestionar la Nacional VI. "Hace años había una línea que cumplía perfectamente este cometido y la han dejado morir", recuerda el mandatario, que atribuye a la reducción de frecuencias, los horarios intempestivos y la duración de los viajes el declive de un servicio "barato y menos contaminante". "La infraestructura está hecha y las obras necesarias para su conversión en cercanías no serían de gran calado económico, es cuestión de voluntad. Es importante que Fomento asuma que los servicios públicos no tienen que dar beneficios, no son un negocio", defiende.

En la misma línea, aunque más duro, se manifestó ayer el alcalde de Cambre, el independiente Óscar García Patiño, que exige la dimisión "del responsable de trazar el plan ferroviario metropolitano" por "no tener en cuenta las demandas de los concellos y la ciudadanía". "No es de recibo que se plantee una estación intermodal y reforzar la red ferroviaria y no se tenga en cuenta el plan de cercanías", critica. El mandatario atribuye la falta de voluntad de Fomento de potenciar el transporte ferroviario, "más barato y menos contaminante", a "las presiones para que la gente utilice el coche, gaste combustible y vaya por autopista".

Un parecer similar al de su homólogo de Miño, Ricardo Sánchez, que elevará al próximo pleno una moción para solicitar la redacción de un plan de movilidad metropolitana en la que se analice la posibilidad de hacer extensivo el uso de la tarjeta de transporte metropolitano a la compra de billetes para la línea ferroviaria de media distancia (una demanda que también comparte el Consorcio). El regidor de esta villa marinera recuerda que Miño dispone de dos andenes sin uso que tendrían viajeros "si los horarios y las frecuencias fuesen las adecuadas".

El alcalde de Culleredo, el socialista Julio Sacristán, instó también ayer a "abordar de una vez por todas la problemática del transporte en el área metropolitana". "Hay que hacerlo de forma conjunta y eficaz, desde un Consorcio de Transportes que se cree específicamente con estas competencias", defiende. Una visión metropolitana que comparte su compañera Alejandra Pérez, alcaldesa de Bergondo: vecinos. "El transporte debe afrontarse desde un punto de vista comarcal, aunando las demandas de frecuencias y horarios de los residentes en cada municipio.

APOYO UNÁNIME EN A CORUÑA

El pleno municipal del Ayuntamiento de A Coruña aprobó ayer por unanimidad una moción presentada por el grupo de Marea Atlántica en la que se reclama al Ministerio de Fomento inversión para modernizar la conexión ferroviaria entre A Coruña y Ferrol. "Es necesario hacer especial hincapié en el enlace directo entre estos dos tramos, ya que redundará en la mejora de la velocidad y en consecuencia en los tiempos de recorrido", resaltó el concejal que expuso la moción, Daniel Díaz, responsable de Mobilidade Sostible.

La iniciativa recoge también la petición al Gobierno central y a ADIF una inversión necesaria para la electrificación de los ramales que unen A Coruña e Ferrol, y a la Xunta, que permita el uso de la tarjeta de transporte metropolitano de Galicia en los viajes entre concellos de las diferentes áreas incluidas en el Plan de Transporte Metropolitano. "Debemos reaprovechar esa línea y la red de cercanías. La puesta en marcha de un núcleo adecuado del transporte de cercanías permitiría el dimensionamiento adecuado tanto de servicios como de maquinaria", apuntó Díaz, quien instó a los diputados gallegos en el Congreso a reclamar un servicio de cercanías de calidad".

BNG, PSOE y PP dieron su voto favorable a la moción de Marea. La edil nacionalista, Avia Veira, lamentó la desinversión del Estado en la línea A Coruña-Ferrol e instó a la ciudadanía a cambiar de hábitos en el transporte para potenciar los desplazamientos en tren. La socialista Yoya Neira apoyó cualquier mejora en movilidad y reclamó a los grupos políticos de cualquier color que no restaran importancia a las conexiones entre núcleos cercanos del "corredor cantábrico". La concejala del PP Begoña Freire animó a "sumar voluntades" a los ayuntamientos, ADIF, Xunta y la Universidad, a los que pidió "total implicación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine