Inundación histórica en Sada Sesión plenaria

Afectados alzan la voz en el pleno: "Tenéis que entender nuestra impotencia y cabreo"

Unanimidad para reclamar la declaración de zona catastrófica y para urgir a la Xunta a ejecutar obras largamente demandadas para mejorar la red y evitar inundiaciones

01.04.2016 | 01:05
Afectados por las inundaciones, ayer, durante la celebración del pleno

El pleno de Sada aprobó ayer por unanimidad solicitar la declaración de zona catastrófica y urgir a Augas de Galicia a ejecutar una serie de obras largamente demandadas para evitar que episodios como el registrado el pasado miércoles vuelvan a repetirse. Caras largas en las bancadas y breves intervenciones marcaron la primera parte de un pleno que se demoró más de lo previsto por las intervenciones de los afectados.

Los perjudicados, familias y empresarios que han sufrido cuantiosas pérdidas por el desbordamiento del río Mayor y que aún ignoran qué porcentaje podrán recuperar tomaron la palabra en el pleno para manifestar su "indignación", "cabreo" e "impotencia".

Los vecinos le echaron en cara al Gobierno local la supuesta tardanza en alertar a la ciudadanía. "Tenéis que entender nuestra indignación, nuestra impotencia y cabreo. El primer aviso fue a las 3.15 horas y durante horas no se pasó nadie por ahí, No os imagináis lo frustrante que es estar de brazos cruzados, no saber qué hacer. Si nos hubiésemos puesto en pie en ese momento puede que hubiésemos recuperado más enseres", sostuvo una vecina.

En la misma línea, un vecino criticó que solo un policía se encontrase de guardia aquella noche y que nadie hubiese dado el aviso para retirar los coches aparcados en los subterráneos afectados o en las inmediaciones del río. "No había nadie. ¿Era tan complicado avisar?. Estoy jodido porque soy un pobre jubilado y tengo dos coches ahí tirados. Tenéis que entender que esté dolido, porque me va al bolsillo", intervino otro afectado, que agradeció, con todo, la atención "divina" de Servicios Sociales y entidades como Cruz Roja.

Otras voces entre el público cuestionaron el protocolo de actuación. "¿No hubo errores que se pudieron haber evitado en parte los daños?, preguntó un empresario, que se mostró sorprendido de que se demorasen tanto las labores de achique.

El alcalde, Benito Portela, encajó el chaparrón de reproches con el rostro serio. El regidor y el concejal de Servicios, Miguel Tenreiro, explicaron a los vecinos que, nada más recibir la alerta, pasadas las 03.00 horas, se puso en marcha un operativo que recorrió Sada. Las primeras incidencias y labores de rescate se realizaron en Mondego y que se prolongó ininterrumpidamente con la puesta en marcha de un dispositivo en el que participaron cuerpos de emergencias municipales, comarcales y autonómicos. Benito Portela justificó que no se avisase a esas horas a los vecinos para que retirasen los vehículos o intentasen salvar sus enseres porque priorizaron las labores de achique antes de la evacuación. Y atribuyó la tardanza en las labores de achique a las instrucciones dictadas por el personal de Emergencias, que marcó los tiempos de intervención.

El alcalde, al igual que el resto de los integrantes de la Corporación, se mostraron comprensivos con las quejas de los vecinos, aunque defendieron el trabajo realizado por el dispositivo de los distintos cuerpos de emergencias, entidades como Cruz Roja y los distintos departamentos municipales. "Comprobaremos si hubo algún error humano, pero por los datos que disponemos a día de hoy creemos que es prácticamente imposible que el factor humano hubiese podido evitar esta catástrofe", mantuvo ayer Benito Portela. El concejal de Servizos, Miguel Tenreiro, se manifestó en términos similares. "No pretendemos ocultar nuestra responsabilidad, se comprobará si hubo errores y a partir de ahí cada cual hará lo que haya que hacer"

Todos los grupos se mostraron ayer de acuerdo en que lo prioritario ahora es habilitar las medidas para resarcir a los propietarios afectados y evitar que un episodio de este tipo vuelva a repetirse. El pleno aprobó solicitar la declaración de zona catastrófica para optar a las ayudas precisas para reponer los desperfectos.

La unanimidad reinó también en el debate de la propuesta del Gobierno local de reclamar a Augas de Galicia que ejecute una serie de obras largamente demandadas para evitar inundaciones. Entre ellas, la mejora del cauce urbano, que en el tramo canalizado dispone de tuberías de escasa sección. La instalación de compuertas en la desembocadura del Río Maior, la realización de un tanque de tormentas -reclamado por tres gobiernos sin éxito- y un nuevo bombeo intermedio en la Edar de Sada.

El Concello habilitará además a partir de hoy una oficina de información para resolver todas las dudas de los afectados y ayudarles a tramitar las reclamaciones.

El pleno estuvo marcado por el apoyo firme de todos los grupos a los afectados, aunque hubo algún que otro reproche. El PP insistió en tender la mano al Ejecutivo, aunque al mismo tiempo su portavoz, Ernesto Anido, no dudó en leer un whatsapp interno del partido en el que abogaba por apoyar al Ejecutivo, pero deslizaba que, de haberse producido esta situación durante su mandato, habrían pedido su dimisión. Los populares insistieron en todas sus intervenciones en que ayer era el momento de hacer un frente común por los afectados, aunque ya avanzaron que solicitarán un pleno extraordinario para indagar en las causas de esta inusual inundación y aclarar si hubo algún tipo de negligencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine