ARTEIXO

Adiós a los puntos negros

Un simple radar ha acabado con el punto negro más importante de las carreteras de Arteixo: la curva de los conejos. El concejal de Seguridad Ciudadana y el jefe de...

15.05.2016 | 11:36
Varios vehículos circulan por la curva de los conejos, con el radar en el margen derecho.

Un simple radar ha acabado con el punto negro más importante de las carreteras de Arteixo: la curva de los conejos. El concejal de Seguridad Ciudadana y el jefe de la Policía Local coinciden en achacar el fin de los accidentes graves al aparato para medir la velocidad de los vehículos. "El radar eliminó el punto negro", asegura el edil de Seguridad, José María Sánchez Novo. Este punto, limitado a 60 kilómetros por hora, tenía muy mala fama y registraba muchísimos accidentes cada poco tiempo. El jefe de la Policía Local, Daniel Sánchez, también señala que ahora apenas hay accidentes. "Antes solía haber heridos graves", indica. Esto ocurre pese a que esta carretera gana cada vez más tráfico frente a la autopista que une A Coruña con Carballo.

La carretera que va desde A Coruña a Arteixo por A Maceira registra una elevada intensidad de tráfico debido a que muchos conductores optan por esquivar el peaje de la autopista, cuyo trazado va casi en paralelo a esta vía. La carretera soportó 20.364 vehículos de media cada día en 2015, según el medidor de tráfico que la Xunta tiene instalado en A Maceira. El tráfico en esta carretera se ha mantenido estable durante los últimos años. En 2013 registró 20.318, en 2012 se quedó en 20.189 y en 2011 la usaron 19.913 vehículos de media cada día.

Mientras que la AG-55 se quedó en los 12.708, según el medidor del peaje de Pastoriza. La carretera general ganó 437 vehículos respecto a 2014 y la autopista perdió en ese mismo periodo 1.279. En este tramo de la autopista Fomento mantuvo cortado un carril por sentido durante varios meses para construir el acceso por carretera al puerto exterior de punta Langosteira.

La carretera A Coruña-Arteixo (por A Maceira) tenía otro punto negro, que estaba situada a la altura de la gasolinera de O Petón, en la zona de A Báscula. "Ahí se solucionó lo del agua y se arregló el asfalto", explica el concejal de Seguridad Ciudadana. En ese punto discurría mucha agua por encima del asfalto, lo que provocaba problemas de aquaplaning.

Al mismo tiempo que ha bajado la siniestralidad en estos dos puntos se han producidos cambios de flujo en el tráfico de Arteixo. El jefe de la Policía Local explica que la mayoría de los coches que llegan a la rotonda de Sabón lo hacen por la autovía A-6. "Son los que más", destaca. Y lo achaca a la apertura de la tercera ronda. En el caso de Arteixo coincidió además que esta infraestructura se abrió al tráfico casi al mismo tiempo que la nueva rotonda de Sabón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

El Deportivo celebra este mes su 110 aniversario

 

¿Eres un apasionado de las motos y te llevarías la tuya hasta a la cena de Navidad? Comenzamos un nuevo concurso fotográfico, en colaboración con Basic Moto. Envíanos tu foto más divertida
Participa

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine