OZA-CESURAS

Una de las familias intoxicadas por el vertido en el río Mendo presentará una querella

El BNG exigirá explicaciones en el Parlamento por este episodio contaminante en Reboredo y recuerda que la Xunta tiene la obligación de garantizar la calidad del agua

14.07.2016 | 19:52

Una de las cuatro familias que presentó una queja ante la Consellería de Sanidade y el Concello de Oza-Cesuras por una intoxicación en el área de baño del área recreativa de Reboredo informó ayer a este medio que presentará una querella por un delito contra la salud.

Los afectados, tres familias (alrededor de la mitad, menores de edad) aseguran que sufrieron vómitos, diarreas y fiebre alta tras bañarse en la piscina fluvial del Mendo y denuncian que ningún cartel alertaba del mal estado del agua a pesar de que, según supieron después, una analítica ya constataba un exceso de bacterias fecales a finales del pasado mes de mayo de hasta 2.000 partículas por cada cien mililitros de agua.

El Concello sostiene que puso el cartel en la zona el pasado lunes, nada más recibir una notificación de la Consellería de Sanidade en el que le daba cuenta de la presunta intoxicación y le solicitaba que informase del mal estado del agua.

Fuentes del Ejecutivo municipal expresaron a este medio su pesar por la intoxicación de las familias, pero recalcaron que el área recreativa de Reboredo no está reconocida como área de baño. Su afirmación contrasta con la información disponible en las páginas web de turismo de la Xunta o del Proxecto Mandeo, que destacan la "posibilidad de baño en la piscina natural con agua represada del río". La Consellería de Sanidade ahonda en esta tesis y destaca que las aguas de este rincón de ocio de Oza tienen habitualmente la calificación de "excelente".

En lo que coinciden Concello y Xunta es en atribuir el incidente a un vertido puntual. Técnicos de la Dirección Xeral de Saúde Pública se desplazaron el pasado martes a la zona para tomar pruebas. De momento no han trascendido los resultados.

El suceso ha provocado un aluvión de críticas de la oposición. El BNG recuerda que presentó una moción a pleno el pasado 28 de junio para exigir que se tomasen medidas ante los resultados de las analíticas de Sanidade de mayo, que detectaron un elevado nivel de bacteria E.Coli. Nacionalistas y socialistas criticaron ayer que el alcalde, el popular Pablo González Cacheiro, no tomase ninguna medida hasta después de que se produjese la intoxicación. El BNG avanza que llevará el caso al Parlamento. Recuerda que es competencia de Augas de Galicia garantizar la calidad del agua y exigirá a la Xunta información sobre los resultados y las medidas adoptadas.

El grupo municipal del PSOE cargó contra el alcalde, al que acusó de "dejación de funciones". Su portavoz, Pilar Pedreira, recuerda que el regidor se comprometió en el pleno a poner carteles en la zona para informar del mal estado del agua. El Ejecutivo insiste en que puso los avisos nada más recibir la solicitud de la Dirección Xeral de Saúde Pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine