CERCEDA

Cerceda alquila la finca que guardó 'vacas locas' tras venderla en 2011 sin llegar a cobrar

La sacó a licitación varias veces; en unos casos quedó desierta y en otro se adjudicó pero no se llegó a firmar contrato ni abonar el precio, 430.000 euros

12.08.2016 | 11:59
Uno de los vertederos de Areosa y, a la derecha, dentro del círculo, terreno y nave del Concello de Cerceda.

El Ayuntamiento de Cerceda ha puesto en alquiler, con opción de compra, una parcela con una nave que posee en Areosa y que ya vendió hace ocho años pero sin haber cobrado nunca. En 2013 intentó venderla de nuevo pero el concurso quedó desierto y ahora vuelve a sacar a contratación estos bienes por 294.836 euros y un plazo de duración de dos años con prórroga por otros dos. El canon anual mínimo (la renta) es el 6% del precio ofertado para la compra del inmueble.

El terreno que saca en arriendo tiene 12.118 metros cuadrados y una gran nave junto a otras cuatro pequeñas edificaciones, en total 1.346 metros construidos, todo en suelo rústico. Ese terreno se usó en el año 2000 para almacenar los residuos de las reses sacrificadas por padecer el mal de las vacas locas. Después la empresa que gestionaba este servicio, Tragsa, la traspasó a Cesuga, que construyó encima la nave. Terreno y construcción revirtieron años después en el Concello, que en 2008 sacó todo a subasta sin éxito. La repitió en 2011 y entonces sí fue adjudicada a un empresario por 430.000 euros.

El Concello le otorgó las llaves al empresario pero éste estuvo mucho tiempo enfermo y ni se firmó el contrato ni se le pagó al Ayuntamiento. Pasó el tiempo y cuando de nuevo se retomaron los trámites para hacer efectivo el traspaso se advirtió que la finca no estaba inscrita en el registro de la propiedad por lo que se inició el procedimiento para hacerlo pero cuando se terminó ya había caducado el proceso para la contratación. A pesar de todo esto, la nave se ocupó y empezó a funcionar.

Se volvió a sacar este lote a licitación en noviembre de 2013 pero el empresario interesado no pudo presentarse en ese momento porque los bancos no le daba crédito y la contratación quedó desierta.

Mientras duró todo el proceso de licitaciones repetidas, la nave estuvo ocupada por la empresa, durante años, sin pagar al Ayuntamiento. La Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) de la Xunta además abrió en su momento un expediente de reposición de la legalidad porque la nave se amplió en unos 300 metros cuadrados más sin la debida autorización.

En agosto de 2014 la oposición le preguntó al alcalde por la situación de esta nave y éste afirmó que ya le habían notificado al empresario que desalojase esta propiedad municipal.

"Sí, es difícil entender todo lo sucedido, es cierto", reconocía el propio alcalde cercedense, José García Liñares, cuando en 2014 confirmaba que había pedido el desalojo de las instalaciones. Un proceso rocambolesco que aún no ha terminado. Ahora la nave y el terreno se vuelve a licitar, en arriendo con opción a compra y el Ayuntamiento no exige acreditar solvencia económico-financiera ni técnica a los que quieran optar a este contrato.

En el pliego se señala que esta propiedad no forma parte del Patrimonio Municipal del Suelo al estar situada en terrenos clasificados como rústicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine