BETANZOS

Mañanas tristes del Mandeo

Los operarios se afanan por retirar los más de 3.000 kilos de desperdicios que dejaron Os Caneiros. Ecologistas reclaman más respeto. No se produjeron incidentes de relevancia

20.08.2016 | 10:26
Un operario a primera hora de la mañana, con el campo lleno de basura.

La resaca de Os Caneiros ofrece siempre la misma estampa, la de los operarios afanándose por retirar basura que dejó la fiesta a orillas del Mandeo. El Concello destacó ayer que han sido menos residuos que en pasadas ediciones, algo más de 3.000 kilos, un descenso que los colectivos ecologistas no consideran suficiente y que les ha llevado a demandar nuevamente a los participantes en la fiesta más respeto por el entorno natural.

Las labores de limpieza comenzaron ayer y se prolongarán durante la jornada de hoy con la retirada de residuos en el cauce del río. El Ayuntamiento quiere que todo esté listo para la próxima jira, la del día 25, que congrega a un número mucho menor de romeros y que permite a los betanceiros disfrutar en petit comité de la fiesta en su vertiente más tradicional.

El Gobierno local se mostró ayer moderadamente satisfecho por el balance de la primera jira, especialmente por el bajo número de incidencias.

Según informó Protección Civil y Cruz Roja, no se produjeron incidentes de relevancia, aunque los sanitarios de SEEC que prestaron asistencia en el campo de Os Caneiros matizaron ayer que tuvieron que atender unas seis intoxicaciones etílicas, heridas por picaduras de insectos, cortes y contusiones por una agresión. En total, el SEEC calcula que hubo cuarenta intervenciones. Los heridos no tuvieron que ser trasladados porque el grupo dispone de una UVI móvil.

El Gobierno local atribuyó ayer el descenso de las intervenciones y de los altercados en comparación con otros años a la implicación de los betanceiros en la recuperación de la romería tradicional. Las dos caras de la celebración eran más que visibles en la primera jira, la de las barcas engalanadas y las reuniones de amigos o familias al pie del río y la de los jóvenes armados con las camisetas desgarradas y las pistolas cargadas de vino.

El Ejecutivo municipal avanzó ayer su intención de poner en marcha nuevas medidas para "recuperar la tradición", aunque admite que es un reto difícil. "Esto no es un camino fácil, va a requerir tiempo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine