SADA

Dos varas para medir catástrofes

08.09.2016 | 01:28
Estado en que quedó un negocio de Sada tras las riadas del pasado marzo.

La Xunta publicó ayer el decreto de ayudas para los afectados por los incendios que devastaron Galicia el pasado agosto. La agilidad del Gobierno gallego en resarcir a los vecinos afectados por esta catástrofe contrasta con el silencio con el que ha respondido hasta ahora a las peticiones de los damnificados por la riada que se registró en Sada el pasado mes de marzo.

El presidente, Alberto Núñez Feijóo, sigue sin responder a la carta que le envió en abril el alcalde, Benito Portela, para solicitar "rapidez" en la concesión de ayudas para los afectados por las inundaciones. Han pasado cinco meses y el silencio sigue siendo la única respuesta del Ejecutivo gallego, como criticaba ayer el regidor sadense a consulta de este diario. "Me parece muy bien que responda con tanta diligencia en el caso de los incendios, pero es una lástima que mantenga a otros gallegos olvidados. Parece que hay gallegos de primera y de segunda", lamentaba ayer el mandatario, que ha dejado constancia de nuevo de su malestar en la Fegamp.

La riada provocó desperfectos en 47 viviendas, 48 garajes y trasteros, l7 locales y hasta 34 vehículos. Los cuantiosos daños obligaron a reformar totalmente algunos establecimientos y bajaron la persiana de algún negocio. La inundación dejó también a varias familias temporalmente sin casa ante la necesidad de acometer profundas reformas. Varios afectados denuncian que la indemnización del seguro solo cubrió una parte pequeña de los daños y solicitaron ayuda a la Administración para recuperar la normalidad. Hay otros vecinos sin seguro que lo han tenido todavía más difícil.

A pesar de los graves daños que registró el municipio, las subvenciones a vecinos comerciantes y hosteleros del entorno de A Lagoa y As Brañas siguen en el aire. El Estado solo ha accedido a indemnizar a 9 de los 104 afectados. El Gobierno justificó que se habían concedido aquellas que cumplían con los requisitos y que excluían las viviendas no habituales, los trasteros y a aquellos damnificados compensados ya por su seguro privado.

El decreto de ayudas que ha aprobado la Xunta para resarcir a los afectados por los incendios es más flexible que el del Gobierno y llegan al 100% de los daños en viviendas habituales y hasta el 40% en las secundarias. El Gobierno gallego se compromete a indemnizar por los daños "en la parte no comprendida por las ayudas de otras administraciones como por cualquier otro sistema de cobertura de daños". El Ejecutivo también habilita ayudas para negocios y vehículos comerciales.

La demora del Gobierno gallego en habilitar ayudas para los afectados por la riada de Sada -y otros municipios como Carballo- contrasta con la agilidad con que concedía en 2010 subvenciones a los afectados por las inundaciones en la Mariña lucense. Seis días después de las inundaciones, Núñez Feijóo, visitaba los municipios y comunicaba en persona su intención de contribuir económicamente a la reparación de los daños. En el caso de las propiedades particulares, Alberto Núñez Feijóo otorgó ayudas que cubrían "hasta el cien por cien de los daños" si se trata de la vivienda habitual, y hasta el 40 por ciento si es segunda residencia.

La rápida actuación de la Xunta en aquella ocasión contrasta con las reticencias que ha mostrado hasta ahora para colaborar con los afectados de Sada. El PP autonómico no ha vuelto a pronunciarse sobre este asunto desde el pasado mayo, cuando rechazó en el Parlamento la proposición no de ley del BNG para instar a la Xunta a abrir una convocatoria de ayudas y acometer las obras precisas para intentar que se repita un episodio de este tipo. El PP votó en contra de la propuesta pese a que los populares de Sada habían apoyado una iniciativa prácticamente idéntica en el pleno. La negativa del PP hizo que la proposición -apoyada por el resto de las formaciones parlamentarias- no prosperase. Los populares alegaron que ya habían hecho una propuesta por escrito a la Fegamp. En esa carta solo manifestaba su apoyo a colaborar en la "reparación de infraestructuras de competencia municipal y de daños producidos por fenómenos adversos hasta el 15 de febrero de 2016" (la riada fue a finales de marzo).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine