BETANZOS

El triste 'the end' del Alfonsetti

Las butacas metálicas llevan más de un lustro apiladas en una nave y el Concello ignora el paradero de las de madera que recogía un informe - Betanzos pagó 7.560 euros por los asientos

07.10.2016 | 12:24
Las viejas butacas llevan años en un almacén y el cine sigue sin proyector 6 años después de su rehabilitación.

A la venta en tiendas de segunda mano o apiladas en una nave municipal en avanzado estado de deterioro. Es el triste final de las butacas del Alfonsetti transcurridos seis años de que el Concello anunciase su adquisición. La aparición de dos de los antiguos asientos de madera en un establecimiento del polígono de Oleiros fue acogida por "sorpresa" por el Gobierno local, que ayer se llevó otro sobresalto al comprobar que no había ni rastro de las otras 28 butacas de madera que, supuestamente, estaban almacenadas en una nave municipal.

Miembros del Ejecutivo admitían ayer a este diario desconocer el paradero de las piezas y reconocían que el estado de las butacas que conservan, las metálicas tapizadas, no es precisamente para echar cohetes. Lo cierto es que, a la vista de su estado, cuesta justificar el abono de hasta 7.560 euros por los asientos.

Este insólito capítulo deja en entredicho la supervisión de los bienes de la sala cinematográfica por parte del Concello y también el desembolso de 49.853 euros para comprar el mobiliario del Alfonsetti. Salvo los antiguo proyectores, a buen recaudo en el museo, poco atención parecen haber recibido el resto de los bienes, como los altavoces o varios de los elementos decorativos. El anuncio de venta de dos antiguos asientos de madera en una tienda ha reavivado la polémica sobre la compra del mobiliario del cine. El BNG, que criticó abiertamente la operación de compra en 2010, volvía ayer a la carga al hilo de las últimas informaciones. "Pagamos casi 50 000 euros por el mobiliario del Alfonsetti a los Pita porque lo quisieron PSOE y PP en 2011. Y ahora resulta que ese mobiliario anda a la venta por ahí.... Esta es la preocupación por el patrimonio municipal que tiene el Gobierno local", lamentaba ayer la formación a través de las redes sociales.

Ni el PP ni el PSOE se hacen cargo de lo sucedido. Consultada por este diario, la exalcaldesa popular María Faraldo sostuvo que su objetivo, truncado por el cambio de gobierno, era recuperar las butacas de madera y darles un nuevo uso en otro edificio municipal. También que pretendía dar una nueva vida a las metálicas tapizadas en rojo. La exregidora dice no explicarse cómo dos de los asientos de madera han aparecido a la venta en una tienda y sostiene que ella había entregado dos a un restaurador para que presentase un presupuesto poco antes del cambio de gobierno y que creía recordar que el resto habían sido puestas a recaudo en la nave.

El Ejecutivo socialista se desmarcó ayer de lo sucedido y recalcó que los bienes del cine no se tocaron desde que fueron depositados en el almacén por el PP. El alcalde, Ramón García, aseguraba ayer estar "muy sorprendido" y avanzaba que realizaría "gestiones" para intentar aclarar el caso.

La documentación sobre la compra también arroja contradicciones. Un informe de la arquitecta el 4 de febrero de 2010 detallaba la existencia en la nave de 282 butacas, 252 tapizadas y 30 de madera. Seis días después, la interventora dio cuenta solo de 252 butacas tapizadas y a 10 de febrero de 2010 se decretó el pago de 49.853 euros por la totalidad del mobiliario, como proponía Intervención, pero adjuntando el informe de la arquitecta que sí incluía 30 sillas de madera La ausencia de estas butacas, con más valor que las metálicas, acrecienta las dudas de que llegasen a aportarse y ser objeto de compra.

Todo un misterio, digno de una película que, a día de hoy, y pasado más de un lustro, no podría proyectarse en el remodelado Alfonsetti, al menos que el Concello alquile un proyector para la ocasión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine