ARTEIXO

La comunidad musulmana de Arteixo advierte que hay "extraños" sobre los que carece de "control"

Los detenidos en A Coruña pasaban inadvertidos - "Puede pasar cualquier cosa. Es un caladero de gente que viene y va", denuncia el Centro Islámico

29.11.2016 | 09:36
Primer piso del edificio en el que residía el detenido en Arteixo.

Los dos detenidos en Arteixo y Vimianzo por su presunta vinculación con Dáesh eran unos desconocidos para la comunidad musulmana asentada en A Coruña, que advierte que carece de "control" sobre algunos de los compatriotas que llegan a Galicia. El argelino apresado en Arteixo residía desde hacía dos meses en un piso compartido con un joven, mientras que el otro sospechoso estaba casado con una vecina de Vimianzo, donde vivía desde hacía tres años, y tenía una hija de 15 años. Trabajaba en una empresa maderera. Su esposa y una anciana que residía con ellos necesitaron asistencia tras la intervención

"Pasan desapercibidos y nosotros no tenemos control sobre desconocidos. Puede pasar cualquier cosa", advierte el presidente del Centro Islámico de A Coruña y de la Unión de Comunidades Islámicas de Galicia, Mustafá Alhendi, tras conocer la detención en Arteixo y Vimianzo de dos sospechosos de colaborar con la organización terrorista Dáesh. Alhendi sostiene que los detenidos eran unos "extraños" para la comunidad musulmana asentada en A Coruña desde hace años.

El arrestado en Arteixo residía desde hace dos meses en un piso de alquiler con un compañero, quien declaró que desconocía su presunta relación con el yihadismo. El apresado en Vimianzo vivía en la zona desde hacía tres años, trabajaba en una maderera y estaba casado con una vecina de la localidad, con la que tiene una hija de 15 años. Su esposa y una familiar, de 85 años, necesitaron asistencia médica tras la intervención de la Guardia Civil en la vivienda que compartían, situada en la aldea de Tufions.

"Esto ahora es un caladero de gente que viene y va como si fuera una estación. Los que llevamos aquí años nos conocemos perfectamente, pero a los que vienen de fuera, no. Es imposible de controlar", insiste el portavoz del Centro Islámico de A Coruña, quien cuenta que los musulmanes recién llegados "no se integran".

De hecho, reconoce que cuando entra "alguien nuevo" en las mezquitas, suelen "desconfiar". Alhendi añade: "Tal y como están las cosas...". El presidente del Centro Islámico de A Coruña subraya que la comunidad musulmana está "perfectamente integrada" y asentada en Galicia desde hace más de treinta años. "Nosotros renegamos de los que utilizan el Islam para cometer barbaridades. El Islam es una religión de paz y no de matar a gente. Estamos muy indignados con la situación", recalca. Alhendi exige a los gobiernos que pongan fin a la guerra de Siria. "El pueblo sirio no quiere venir para aquí. Si no hubiese guerra no se echarían en manos de los mafiosos para llegar a Europa", asevera.

Al igual que Alhendi, el exvicepresidente de la comunidad de la mezquita Abou Baker de Arteixo, Mohamed Benkaddour, denuncia que es "imposible" detectar a los presuntos yihadistas. "Antes teníamos todo controlado, pero ahora en la mezquita hay una nueva dirección y quién sabe lo que está pasando", indica. Benkaddour afirma que el argelino arrestado ayer en el número 253 de la avenida de Arteixo era "un completo desconocido" para la amplia comunidad musulmana que reside en la localidad.

"Nosotros no queremos que vengan tipos como estos. No tienen nada que ver con el Islam, son una vergüenza", manifiesta indignado, al tiempo que destaca que reside desde hace más de veinte años en Arteixo y que los vecinos del municipio son "como hermanos". No teme que la "estabilidad" y la "buena convivencia" de la comunidad musulmana se altere con el arresto del residente en Arteixo. "Es cierto que a veces vienen tontos como este tipo y te pueden fastidiar", comenta.

El sospechoso de colaborar con la organización terrorista residía en el número 253 de la avenida de Arteixo desde hace unos dos meses. El piso estaba alquilado a nombre de su compañero, quien aseguró, al igual que el propietario del inmueble, desconocer su presunta relación con Dáesh. El alcalde de la localidad, Carlos Calvelo, declaró ayer que la Guardia Civil informó a las autoridades locales del "seguimiento que hacían", pero no especificaban el tipo de delito que investigaban. "Queremos transmitir la máxima tranquilidad con el colectivo musulmán. Desde el Concello queremos transmitir tranquilidad", apuntó el regidor municipal del PP, quien indicó que, por el momento, se desconoce "el grado de implicación" del detenido. "No puede haber alarma social porque son cosas que van por Internet. No hay alarma social", recalcó la concejal de Seguridad Ciudadana, José María Sánchez Novo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

'Navidad para todos'

Los 5 mejores comentarios de esta noticia obtendrán un décimo para el sorteo

 

La presentación del coleccionable de LA OPINIÓN sobre los 110 años del Deportivo une en Riazor a la familia blanquiazul

 

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine