A CORUÑA

El agua de la mitad de las playas de la ría de Betanzos perdió calidad en el último lustro

Solo cuatro arenales conservan la calificación de "excelente" frente a las diez de 2012 - Un margen de la Praia Grande de Miño pierde este año la máxima puntuación

13.06.2017 | 12:41
Cartel que desaconseja el baño en Gandarío.

Nueve de las dieciocho playas de la ría de Betanzos que incluye la Xunta en sus muestreos periódicos perdió calidad de 2012 a 2017. Algunas, como Gandarío, han pasado en cinco años de una calificación de "excelente" al suspenso. La urbana de Sada, As Delicias, solo obtuvo el aprobado en 2013. O Regueiro ha sido eliminada ya del ranking autonómico tras cuatro años de malos resultados sucesivos.

Sin experimentar desplomes tan drásticos, otros arenales han bajado de puntuación, como Praia Grande de Miño, que tras presumir durante treinta años de una calidad de agua excelente solo ha obtenido un bien en el margen derecho. Los arenales del municipio miñés son, con todo, los que gozan de mejor salud. A Ribeira mantuvo durante los últimos cinco años la calificación máxima y Lago, la de "buena". La cala de Marín ha aguantado peor: pasa del "excelente" a solo un "suficiente" y las aguas de Alameda dejan de estar consideradas "buenas" y solo reciben un aprobado.

El bajón resulta más llamativo en otros dos concellos con una larga tradición turística: Sada y Bergondo. El concello bergondés ha pasado de disponer en 2013 de dos playas con un agua "excelente" y otras dos calificadas como "buenas" a dos insuficientes y dos aprobados. Este año, el organismo autonómico de Saúde Pública desaconseja el baño en Gandarío y O Regueiro y solo otorga un suficiente a O Pedrido, la que mejor resistía.

Sada encadena años de malas clasificaciones en As Delicias, aunque Sada Nova ha mantenido el tipo y solo ha pasado de "excelente" al bien. Las calas de Cirro conserva una buena calidad del agua; Morazón pasa de la máxima puntuación al "suficiente" y San Pedro del "excelente" al bien. Arnela es la que sale mejor parada, con la clasificación máxima todos los años.

Los vertidos, deficiencias en la red o en el funcionamiento de las depuradoras son algunas de las posibles causas que explican este bajón en la calidad de una ría que aguarda desde hace más de una década por la regeneración anunciada por el Ministerio de Medio Ambiente y por su saneamiento integral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine