CAMBRE

Enrique Villarreal, 'El Drogas': "Si no estoy haciendo un directo, lo mío ahora es estar con mis nietos"

"La gente que acude a los conciertos se relaciona, se conoce, intercambia ideas y ve que no somos tan malos como se nos quiere pintar a veces"

18.08.2017 | 09:47
El Drogas, en el centro, junto con los demás integrantes de su grupo.

Orgulloso de poder vivir de su mayor pasión, la música, Enrique Villarreal, más conocido como El Drogas, llega dispuesto a enardecer los ánimos de los asistentes al Rock in Cambre, que celebrará su XVI edición entre hoy y el domingo en el campo da feira. Esta leyenda del rock español, con alma de poeta, actuará en el festival mañana a las 22.30 horas. Antes de él actuarán Less Fortunate Song (20.30), Malasömbra (21.15) y después Os Diplomáticos de Monte Alto (00.20), Agoraphobia (01.55) y Lost Minnow (03.25). El festival comenzará hoy a las 20.30 horas con Malatransa, The North Grooves (21.15), Konflikto (22.20), Ruxe Ruxe (23.55), Nao (01.30) y Wetocks (03.15). Para el domingo está programada una sesión de rock vermú.

- ¿Tiene preparado algo especial para sorprender al público?

-Llevamos de gira desde noviembre y físicamente nos encontramos muy bien. El repertorio que estamos haciendo es muy de festival, muy de cara a la gente.

- ¿Le gusta tocar en festivales o prefiere otros escenarios?

-Hay que estar preparado para todo tipo de batallas. A mí lo que más me gustan son las salas de mediano aforo, de entre 800 o 1.000 personas, donde el contacto con la gente es mucho más directo. Ahí puedes hacer un repertorio de tres horas sin ningún problema. Es bonito en ese aspecto. En los festivales ya desde el primer segundo estás dándolo todo, por eso te desfondas mucho más rápido.

- Lleva mucho en la música, ¿le motiva como antes?

-Por supuesto, para mí es un lujo vivir de lo que me gusta y poder llamar profesión a lo que es un hobby, tanto tocar como componer.

- ¿Cree que hay buenos grupos de rock actuales o que eran mejores en el paseo? ¿Qué grupos actuales le gustan?

-No soy quien para decir que mis tiempos fueron mejores o que cualquier tiempo pasado fue mejor, no me atrevo a juzgarlo. Creo que los tiempos en los que uno vive son los tiempos en los que tiene que incidir, dar la coz o dar la patada, protestar y transgredir. Respecto a los grupos actuales, yo me quedo con los más cercanos, los que tocan en Pamplona. Soy devoto de los Ciclonautas y de los Sonic Toys. También me gustan grupos locales que no son conocidos o grupos que escucho por internet, que son muy buenos. Creo que hay propuestas actuales muy interesantes.

- ¿Cómo es el tipo de público que escucha su música?

-Yo creo que hay de todo. La gente en los conciertos se relaciona, se conoce, intercambia ideas y ve que no somos tan malos como nos quieren pintar a veces. Sin embargo, tal vez se haya perdido ese punch de cara al público de hace años. El rock duro o el rock urbano característico de este país no tiene actualmente tanto predicamento como en los años 80, pero tampoco quiero decir que esto sea malo, simplemente la gente tiene otra manera de divertirse.

- Usted dijo que hace años que no toma drogas, ¿cambia mucho la sensación entre subir al escenario bajo los efectos de alguna droga o subir sin haber tomado nada?

-Ahora soy muy consciente de lo que hago, de lo que quiero transmitir al público, y eso me hace sentir mejor. Quizá antes no tanto, pero no solamente por las sustancias, sino también por la edad y toda esa histeria que podía rodearte cuando llenabas pabellones o ibas a una plaza de toros que estaba petada.

- Ahora usted disfruta con otro tipo de sensaciones. ¿Cómo sería su fin de semana ideal hoy en día?

-Si no estoy haciendo un directo, lo mío ahora es estar con mis nietos. Cuando mi socia, con la que llevo casi 40 años, y yo volvemos a casa, empleamos todo el tiempo posible en estar con ellos, porque es una gozada. Ahora disfruto la vida en ese aspecto.

- A día de hoy, ¿está contento con su trayectoria o hay algo que cambiaría?

-No cambiaría nada. Mi pasado son los cimientos del presente ilusionante que estoy viviendo y del futuro ilusionante que pueda venir. No todo ha sido bueno, porque la vida es crisis, entendida como movimiento, pero eso me gusta. El encefalograma no debe ser plano, debe haber picos para arriba y picos para abajo.

- También tiene dotes como escritor. ¿Algún nuevo proyecto a la vista?

-Sí, yo nunca paro de escribir. Ahora estoy recopilando escritos para mi nuevo libro, que espero poder editar de aquí a un tiempo. En él seguiré indagando en lo que es la mente humana, pero en este caso indagaré en mi propia mente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine