ARTEIXO

Arteixo exige un estudio más amplio de los riesgos de la planta de residuos de Santa Icía

El Ayuntamiento reclama en sus alegaciones que Gesmaga concrete las medidas para reducir el ruido y advierte de que el proyecto no incluye un protocolo sobre vertidos

06.09.2017 | 17:06
Casas de Santa Icía, que es el núcleo más cercano a la ubicación de la planta de residuos.

Claves

  • Protocolo. El Concello exige una “evaluación más profunda” de los riesgos ambientales debido a que el estudio que ha presentado Gesmaga no incluye “un protocolo a seguir” en caso de que se produzca un vertido en la planta
  • Previsión. El Ayuntamiento alerta en las alegaciones que presentó que el estudio de la promotora del proyecto “no abarca profundamente” la contaminación acústica que producirá el complejo
  • Partículas. La dispersión del polvo producido en la planta es otra de las preocupaciones del Concello, que advierte de que la planta puede “causar molestias” en los núcleos de Santa Icía, Uxes, Morás, Vilarrodís y Pastoriza

El Concello de Arteixo exige una "evaluación más profunda" de los riesgos ambientales que tendrá la planta de residuos industriales que la empresa Gesmaga pretende construir en Santa Icía, en Morás, debido a que ha detectado que el estudio que presentó la firma está incompleto. Así lo afirma en las alegaciones que presentó hace un mes a la Xunta, que analiza si autoriza la propuesta. Esta exigencia contrasta con la actitud mostrada por el Gobierno local, que autorizará el proyecto que Concello de A Coruña y los vecinos rechazan.

El informe que elaboró un técnico del departamento de Medio Ambiente señala que el estudio de Gesmaga no incluye "un protocolo a seguir" en caso de que se produzca un vertido en la planta. "Resulta necesaria una evaluación más profunda del riesgo de vertido accidental, así como una valoración de la posible afección al medio ambiente", indica el Concello en sus alegaciones.

Otra de las carencias que aprecia el técnico de Medio Ambiente es que el proyecto "no abarca profundamente" la contaminación acústica que producirá el complejo. El informe que presentó el Concello afirma que Gesmaga pretende utilizar "una trituradora de material" que generará "un impacto acústico considerado" en la zona, por lo que reclama saber cuáles serán "las medidas para minimizar el impacto y las molestias a la población, la flora y la fauna".

El Concello también exige "una previsión más precisa de la producción de los residuos y que se concrete la gestión de las aguas residuales. Otro aspecto en el que incide es en la dispersión de partículas, ya que el "polvo y las grandes partículas" en suspensión pueden "causar molestias" a los núcleos de Santa Icía, Uxes y Morás en caso de que el aire sople en dirección norte. Si sopla del sur afectaría a Vilarrodís y Pastoriza.

Las exigencias que realiza el técnico de Medio Ambiente contrastan con la defensa que realizó el concejal de Urbanismo, Alberto Castro, del proyecto en el pleno que se celebró en julio, en el que el Gobierno local votó en contra de una moción del BNG que pedía rechazar el proyecto de la planta de residuos. El edil defendió entonces que el complejo "a los vecinos de Arteixo les va a perjudicar poco". El alcalde, Carlos Calvelo, aseguró varias semanas después que el Concello no paralizará el proyecto si la Xunta da su visto bueno.

La Consellería de Medio Ambiente informó la semana pasada que se ha apreciado que la documentación proporcionada por la empresa está incompleta, por lo que se reclamará que efectúe un estudio de impacto ambiental ordinario. Este proceso tiene una tramitación mucho más larga que la que lleva a cabo ahora Gesmaga, ya que su duración mínima, que implicaría que no se exigiera documentación a la empresa y que no se presentaran alegaciones, es de seis meses, aunque la duración habitual es de unos ocho meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine