ARTEIXO

El pleno provincial exige que se tumbe la planta de residuos industriales de Santa Icía

Marea advierte de las carencias del estudio del proyecto. El alcalde de Arteixo, alterado en la sesión, defiende que se cumpla la ley. El PP se abstiene

16.09.2017 | 12:36
El pleno provincial exige que se tumbe la planta de residuos industriales de Santa Icía
El alcalde arteixán, de pie, reclama a los ediles de Marea Atlántica que voten a favor de la propuesta del PP.

El pleno de la Diputación de A Coruña aprobó ayer con los votos a favor de PSOE, BNG, Alternativa dos Veciños, Compostela Aberta y Marea Atlántica una moción para exigir a la Xunta que realice "una evaluación de impacto ambiental ordinaria" del proyecto de la planta de residuos de Santa Icía que promueve la empresa Gesmaga y que "en cualquier caso" no autorice la propuesta. El PP se abstuvo en la votación. La moción aprobada asegura que los vecinos de Arteixo y de A Coruña "no merecen una planta de estas característica tan cerca de sus hogares" y que el estudio que presentó Gesmaga a la Xunta tiene "carencias gravísimas".

El protagonismo de la sesión lo acaparó por completo el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, que se enzarzó con los tres representantes de Marea Atlántica -Daniel Díaz, Rocío Fraga y Claudia Delso- casi a lo largo de una hora de debate. En ese tiempo apenas habló del proyecto de la planta de Santa Icía que rechazan tanto los vecinos de Arteixo y se centró en el vertedero que tiene Albada en la planta de Nostián.

"Mi posición sobre Santa Icía es que debe haber un cumplimiento de la legalidad", aseguró. Al igual que el resto de diputados del PP, Calvelo ayer se abstuvo en la votación. En cambio, en julio votó en contra de una iniciativa similar presentada por el BNG en el Concello de Arteixo. Calvelo, que en varios momentos se encontró muy alterado, aseguró que le "indigna" que desde A Coruña "se diga que estas plantas se tengan que instalar en el polígono de Morás o en Sabón". También argumentó que en 2016 el Concello localizó 140 vertederos ilegales. "No es gente de Arteixo, son de A Coruña que van a tirar", afirmó Calvelo.

El portavoz de Marea Atlántica, Daniel Díaz, explicó que la planta de residuos promovida por Gesmaga se ubicaría en una localización "muy próxima a núcleos de Mesoiro, Santa Icía, O Moucho y O Quinto Pino" y advirtió de que el estudio que presentó la empresa a la Consellería de Medio Ambiente tiene varias carencias. "Resulta alarmante que ni siquiera analiza el tráfico de camiones ni pone medidas correctora para el polvo y el ruido", indicó Díaz. También señaló que la zona en la que se pretende instalar la planta está calificada como suelo rústico de protección forestal.

La sesión plenaria tuvo varios momentos tensos protagonizados por el alcalde arteixán. Incluso el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, tuvo que llamar a Calvelo al orden debido a que empezó a gritar a los ediles de Marea Atlántica. Poco antes de procederse a la votación Carlos Calvelo también se levantó para hablar con el portavoz del PP en la Diputación coruñesa, Agustín Hernández, y al regresar a su asiento se paró junto a los diputados de Marea Atlántica para pedirles que aceptasen una enmienda que había presentado el PP sobre la planta de residuos.

La moción de los populares exigía que la Xunta "someta al procedimiento de autorización ambiental ordinaria" el proyecto de Gesmaga. Es la misma petición que realizó Marea Atlántica. La diferencia entre una moción y la otra es que la del PP no exige el rechazo del proyecto, sino que solicita que la Xunta "tramite el expediente del proyecto" en "estricto cumplimiento" de la legalidad vigente y también señala que debe priorizarse que este tipo de instalaciones deben instalarse "en suelo industrial" y no en rústico.

El presidente de la Diputación observó que tanto la moción de Marea Atlántica como la del PP eran muy similares y propuso modificar la primera para que pusiera que la Diputación exigía un estudio ambiental ordinario y "en su caso" se rechazase. El objetivo de Formoso era que tanto el PP como Marea votasen a favor de los dos textos propuestos. La idea no convenció a la Marea Atlántica, que mantuvo su texto sin cambios. El pleno finalmente rechazó la moción del PP. Tanto PSOE, BNG, Alternativa dos Veciños, Compostela Aberta y Marea Atlántica votaron en contra. Solo los populares apoyaron su propia moción.

El alcalde arteixán insistió en que los políticos no pueden denegar una solicitud de una empresa privada sin que los técnicos la analicen, ya que para Calvelo esto sería "una prevaricación" administrativa. "Y aún encima lo ponen por escrito", alertó Calvelo. La moción que aprobó el pleno de la Diputación pide a la Consellería de Medio Ambiente realice "una evaluación de impacto ambiental ordinaria" del proyecto de la planta de residuos y que "en cualquier caso" no autorice la propuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine